Amor y Pareja

AMOR Y PAREJA(imagen tomada de aquí)

Acabo de leer un párrafo que ha sido publicado por una compañera de “Tendencia Vital” (gracias, Dannys, por compartirlo) y me ha encantado. Resume las sensaciones profundas que un hombre puede vivenciar en relación a su pareja del alma.

Y, como resueno totalmente con ese contenido, he querido reproducirlo en este marco que tiene como tema fundamental “el Arte de Vivir”.

Dedicado a mi amor

*********

¿Por Qué Un Hombre Ama a Una Mujer?

AMORPorque ella lo inspira. 

No la ama por el sexo, sus habilidades sociales, cocinar bien o por ser buena madre. 

Estas cualidades apoyan su anhelo más profundo. 

Él la ama porque ella puede sacarlo de lo mundano.

Un hombre es atraído por una mujer que puede darle lo que le falta 

o ayudar a desarrollar diferentes aspectos de sí mismo. 

Se siente atraído a una mujer porque lo puede llevar a un nivel distinto de experiencia. 

Quiere que lo ponga en un estado donde el conflicto pueda ser removido 

y lo lleve a la relajación.

 La ama porque lo puede llevar a la eternidad y experimentar su ser infinito. 

Esta es la base principal para una relación de largo plazo. 

El hombre quiere compañía. 

Pero una compañía de confianza, 

necesita alguien en su vida en quien profundamente puede confiar. 

Quiere hablarle, contarle todo. 

El hombre debe darle seguridad, y ella le dará inspiración. 

Cuando un Hombre realmente Ama a una Mujer, 

él querrá que ella se desarrolle y exprese su infinito, 

porque entonces ella lo puede inspirar a reinos más allá de sus sueños.

*********

Salud para ti y los tuyos.

15 pensamientos en “Amor y Pareja

  1. Me ha gustado mucho, me veo plenamente reflejado en el texto.
    Pero me surge una duda, en mi caso personal, y es qué sucede si la situación no es viceversa. Puede que yo tenga dependencia emocional de ella, que creo que sí, y me como mucho la cabeza, pero realmente la quiero y quiero lo mejor para ella. Es difícil el mundo de las relaciones!

    • ¡Hola, Javi! Gracias por compartir tu vivencia (este tipo de blog tiene sentido si hay comunicación en los dos sentidos, no sólo en uno). En los casos como el que tú planteas, habitualmente, si no hay “enganches” entre las personas, la relación se rompe y la vida continúa, cada uno en caminos diferentes y convergiendo respectivamente con otras personas.

      Ahora bien, es fácil que se dé el caso de que una persona aguante “carros y carretas” cuando no recibe la reciprocidad esperada, anhelada. ¿Qué suele ocurrir en esta situación? Lo habitual es que la persona enganchada (que pueden ser las dos, ¡ojo!) “ve” (inconscientemente) en la otra la energía de una persona del propio clan familiar generalmente fallecida con antelación. Esta posibilidad se puede cotejar e identificar con extrema facilidad mediante un árbol genealógico de, al menos, tres generaciones. También se puede ver realmente lo que hay detrás de este tipo de relaciones de pareja (y solucionar el conflicto) a través de una Constelación Familiar. ¿Te suena algo de esto?

      Salud para ti y los tuyos.

      • Gracias por contestar Silvano.
        Lo de las constelaciones me suena, lo del árbol, no, pero leeré lo que haya de ese tema en tu blog. Lo de las 3 generaciones, bufff ¿qué información necesito saber de mis 3 generaciones? ¿son mías o también de mi pareja?
        ¿Los “enganches” que te refieres son, port ejemplo, hijos?
        ¿Qué sentido tendría continuar solo por los “enganches”? Esa relación ni sería plena, ni verdadera, ni, pienso, dejaría crecer a cada uno plenamente. Igual suena egoísta, pero creo que es lo que hay ¿no?
        De todas formas, creo que me animaré a leer más sobre las constelaciones y hacer una para intentar ver realmente lo que hay detrás de esta relación e intentar solucionar el conflicto, mi conflicto. ¿Para ello, qué pasos necesitaría dar? ¿A la constelación sería mejor que también fuera mi pareja o no es necesario, o da igual?
        Gracias,
        salud también para tí y los tuyos.

        • ¡Hola, Javi! Como puedes leer en las entradas que he dedicado al árbol genealógico, vamos a buscar datos sobre nombres (de pila y coloquiales), fechas de nacimiento y defunción, profesiones, número de plaza de la familia que ocupa cada cual…, de (al menos) tres generaciones.

          Yo y mis hermanos, posibles abortos y fallecidos incluidos, en orden de mayor a menor, mi pareja e hijos, mis padres y sus hermanos, mis abuelos y sus hermanos. Hasta aquí es básico para poder encontrar “razones” suficientes para que nuestro inconsciente haya elegido “eléctricamente” a una persona como pareja, a pesar de las dificultades que surjan.

          Lo de los enganches, no solamente hace referencia a la existencia de hijos (una razón poderosa que suele atarnos ante un conflicto en la pareja), sino a esos lazos invisibles que me impiden dar pasos hacia la disolución de la pareja.

          Continuar una relación haciendo caso a estos enganches invisibles tiene sentido pleno sólo para la energía del clan, aunque mi mente racional no comprenda por qué sigo manteniendo la relación. Hay un “algo” que nos lleva a perpetuar la situación. Lo interesante es ver en qué consiste ese algo y “sanarlo”. O sea, trascenderlo y actuar como ser adulto en plena consciencia.

          En cuanto a las Constelaciones Familiares, nosotros, en el Centro “El Arte de Vivir”, en Pamplona, organizamos minitalleres cada jueves a la tarde para que las personas puedan probar cómo funciona y de qué se trata, en vivo y en directo, con la posibilidad de estar sólo como representante para otras Constelaciones de otras personas, por una cantidad testimonial de 15€.

          Es evidente que, en temas como el que planteas, cada miembro de la pareja está viviendo un algo parecido que le retiene en la unión, aunque la causa para cada uno sea diferente. Con esto quiero decir que siempre nos servimos el uno al otro en una relación de pareja. Para las Constelaciones Familiares, no es estrictamente necesario que acudan las dos partes; pero, su asistencia y el trabajo en ambas direcciones, va a reforzar y clarificar más, si cabe, el proceso de sanación de la pareja.

          Si te parece interesante explorar este tipo de vías, casi mejor que continuemos el contacto en privado.

          Salud para ti y los tuyos.

          • Silvano, dices:
            “Lo de los enganches, no solamente hace referencia a la existencia de hijos… sino a esos lazos invisibles que me impiden dar pasos hacia la disolución de la pareja.”
            No tengo claro si la la disolución de la pareja es un fin o es un fin que “curando” la relación con una constelación, eliminado pautas o energías negativas o como lo quieras llamar, se puede evitar. Vamos, que ahora mismo no sé si la disolución es lo correcto o no. Lo correcto para los dos, lo correcto para mí. En fin.

            Y sigues: “Continuar una relación haciendo caso a estos enganches invisibles tiene sentido pleno sólo para la energía del clan, aunque mi mente racional no comprenda por qué sigo manteniendo la relación…”
            esto, majo, me lo tendrías que explicar tomando un café (invito yo), porque ahora mismo mi mente racional no lo entiende, o andaré espeso.

            Lo del árbol, iré recopilando datos y cuando tenga todo ya hablaremos.

            “Para las Constelaciones Familiares, no es estrictamente necesario que acudan las dos partes; pero, su asistencia y el trabajo en ambas direcciones, va a reforzar y clarificar más, si cabe, el proceso de sanación de la pareja.”
            Teniendo hijos es complicado acudir los dos a la vez a una constelación. Comprendo que yendo los dos sería mejor, pero lo veo complicado. Si constelo yo solo ¿se conseguiría algo?

            Gracias por la respuesta.

          • ¡Hola, Javi! Nunca sabemos con antelación qué es lo que cada persona que forma la pareja, libre de esas ligazones inconscientes, va a decidir en plena consciencia y como persona adulta que es, y qué es lo que más le va a “convenir”. No he querido expresar que la finalidad de un trabajo de sanación de una relación de pareja tenga que ser su disolución, ni mucho menos… En muchas experiencias, incluso cuando una persona puede plantear como trabajo en la Constelación el desligarse de su pareja, vemos que la propia Constelación muestra sin duda alguna la resonancia armónica de la pareja, una vez solventados los conflicots que les une o les tiende a separar…

            Voy a intentar ahora explicarte algo más sobre el contenido de tu segundo párrafo: Imagínate que la energía del Clan tiene como única finalidad la perpetuación del mismo, su supervivencia. Entonces, en relación a esto, podemos ver que un suceso ocurrido en el Clan, en el Sistema Familiar de la persona (imagínate una muerte antes de tiempo, dramática…) le lleva al descendiente (en este caso tú, por ejemplo) a buscar traer al Clan a alguien que represente a ese fallecido en circunstancias no asumibles…, y héte aquí que, con los datos del árbol, vemos que tu pareja sintoniza energéticamente con ese ancestro tuyo… La energía de tu Clan te “forzará” de forma inconsciente (y, a veces, a través de un flechazo “eléctrico”) a mantener una relación con tu pareja pero no como pareja, sino como un sustituto de otra persona de tu Clan, con lo que habrá una dificultad de disfrutar de esa pareja, como si estuviera cubierta con un velo que te impide contactar con ella como tú quisieras, y recibir de ella lo que tú anhelas…

            A ver si esta nueva explicación te ayuda a aclarar algo lo que te he intentado decir con el anterior mensaje. Si no fuera así, no tengo inconveniente en compartir una conversación sobre este tema, aunque suelo tener algún inconveniente de agenda…

            No es necesario que las dos personas acudan a la misma Constelación, aunque estaría muy bien hacerlo. Se pueden realizar Constelaciones por separado, no importa.

            Salud para ti y los tuyos.

  2. Silvano, la explicación dada me amplía su comprensión, pero también me suscita nuevas preguntas, imagino que será inevitable.
    Evidentemente, yo con mi pareja no quiero una relación de ancestro.
    A mi pareja la quiero y quiero vivir con ella todas las experiencias de la manera más plena, por ello me planteo lo de la constelación.
    Como en toda relación, es cosa de dos, por lo que su decisión también cuenta, que puede, o no, coincidir con la mía, con mi visión y con mis anhelos.
    Bueno, ya veremos cómo transcurre todo.
    Gracias de nuevo.

    • ¡Hola, Javi! De acuerdo con lo que dices. Una pareja no puede ir por el buen camino si las dos personas están en divergencia en cuanto a la propia relación. Es obvio. He presenciado y experimentado (también en propia carne) que todo puede suceder, todo es posible, incluso (repito) propiciar un final determinado totalmente inesperado… Así que suelo evitar anticipar ningún posible resultado en ningún caso.

      Te deseo lo mejor.

      Salud para ti y los tuyos.

      • Gracias,
        yo también me deseo lo mejor, lo que no quita para que también le desee lo mejor a mi pareja. Lo que tampoco quita que mi deseo sea una relación plena, sincera con ella a mi lado.

        Salud, también, para ti y los tuyos.

      • Buenas de nuevo Silvano,releía la explicación de lo del ancestro y me preguntaba qué camino sería mejor para corregir eso, ¿una constelación?, ¿un árbol?

        Salud a todos

        • ¡Hola, Javi! Los dos caminos son posibles de recorrer, tanto simultáneamente como de forma aislada. Con el tema del árbol, que suele ser evidente al verlo sobre el papel, necesitas recoger los datos previamente; con la Constelación no es necesario tener datos previos, aunque también se pueden trabajar temas muy concretos (que se toman del árbol, de lo que uno sabe). Eso tendrás que decidirlo tú…

          Salud para ti y los tuyos.