El Incesto

EDIPO(imagen tomada de aquí)

Hablar de incesto, para la mayoría de las personas, es retrotraernos a épocas antiguas; pero lo que no se conoce es que, en la actualidad, sigue siendo uno de los sucesos más frecuentes en las relaciones humanas…

En primer lugar, sería interesante definir qué es un incesto: según la Real Academia de la Lengua Española, la palabra incesto procede del latín “incestus”, y en su primera acepción describe lo que sigue:

1. m. Relación carnal entre parientes dentro de los grados en que está prohibido el matrimonio.

Normalmente, y “a groso modo”, el significado que yo le daba era la relación marital entre hermanos, y también entre padres e hijos…

¿Y cómo se me ocurre decir al principio de esta entrada que esto sucede con bastante frecuencia en la actualidad? Bueno, no es que los incestos reales sean tan frecuentes. Lo que realmente abundan son los incestos simbólicos. Y esto requiere una explicación.

ICEBERGParto de la base de que el lenguaje que entiende y habla nuestro inconsciente es el simbólico, el analógico. Es fácil de entender cuando contemplamos los contenidos de nuestros sueños nocturnos… Es pura simbología.

Asimismo, cuando en la vida diurna, en nuestra vida cotidiana, vivimos ciertos temas en los que detrás existe un contenido simbólico importante, nuestro inconsciente lo capta y reacciona de inmediato…, aunque no lleguemos a enterarnos de ello conscientemente (sigo recordando a mis lectores que más del 90% de nuestras decisiones son puramente inconscientes, a través de elecciones por atracción o repulsión inconsciente).

¿A qué se le llama, pues, un incesto simbólico? A lo que ocurre cuando una persona está relacionándose como pareja con otra con la cual hay una relación de incesto…, pero no real, sino simbólico. Como yo soy una persona que necesita ver y escuchar las cosas claritas, claritas, permitidme que haya escrito esta perogrullada.

Cuando un “Miguel” se empareja con una “Micaela”; cuando un “Pablo” se relaciona con una “Paula”; un “Jesús Mari” con una “María Jesús”; cuando una persona se siente atraída y se materializa su emparejamiento con otra que ha nacido en una fecha similar del año; cuando una persona se siente atraída y se consuma la relación con otra de fecha de natalicio similar o resonante a la de algún padre/madre, hermano…

NO TENGO PERMISO(imagen tomada de aquí)

Existen muchas problemáticas de desórdenes amorosos, de infertilidades, de disfunciones sexuales, de…, que tienen como base este tipo de cuestión…, generalmente en alguna generación anterior.

No es que sea el incesto simbólico la única cuestión que nos da problemas en la vida a los seres humanos, pero es una de las cosas que primero miro en una persona cuando consulta por algún tema así. Es interesante revisar el árbol genealógico, y siempre lo recomiendo como una muy buena herramienta de autoconocimiento, pues puede descifrar, aclarar y ayudar a limpiar temas que pasan desapercibidos en nuestras vidas.

ÁRBOL GENEALÓGICOY es evidente que todo este tipo de alteraciones tienen la posibilidad de ser reequilibradas, tanto a través de un trabajo personalizado como en las Constelaciones Familiares.

Salud para ti y los tuyos.

4 pensamientos en “El Incesto

  1. No había visto tu comentario hasta hoy. Por supuesto que la medicina actual es el camino. He estado toda mi vida trabajando en la medicina convencional, y es la que realmente responde a las expectativas de salud, pero de fiendo que hay un número no despreciable de pacientes, a los que nuestra medicina no da respuesta y que en parte por que no se tiene en cuenta la vertiente psicológica, que hay que tenerla siempre, pero en determinados pacientes más.
    Saludos

    • ¡Hola, Ángel! Perdona que discrepe en lo que dices en cuanto a que la Medicina convencional “es la que realmente responde a las expectativas de salud”. En mi experiencia, en cambio, es la que más procesos crónicos genera… Salva de los procesos agudos y los transforma en cronicidad, la gran pandemia de este siglo (en boca de los propios colegios profesionales). Observa el volumen de consumo farmacológico y te darás cuenta de lo que se trasduce de ese hecho.

      Mi visión es que la Medicina convencional tiene su sitio, y sirve para lo que sirve (salvarnos de situaciones de alto peligro vital), y otro tipo de procedimientos, como los que habitualmente uso, favorecen el equilibrio de las personas; en otras palabras, el estado de Salud. No pretendo convencerte peor es lo que veo diariamente.

      Salud para ti y los tuyos.

  2. Por supuesto que nuestro inconsciente es importante en nuestras vidas, pero en general por temas que ya hemos asimilado como positivos y no necesitamos volver a tamizarlos, y otros que nos producen conflicto y hemos rechazado; en este caso es un mecanismo de defensa. Pienso que hay que escarbar en problemas que están produciendo conflictos, no en temas que ya están compensados; lo que no quiere decir que lo vayan a estar para siempre.
    Cuando enfermamos lo hacemos de forma total, tanto la vertiente física como la psicológica, predominando una u otra según la patología y la forma de vivirla. Hay enfermedades que se manifiestan por síntomas casi exlusivmente físicos y que el origen es psicológico. Estos pacientes acuden al médico de medicina orgánica que muchas veces no está sensibilizado.
    Un peligro muy grave: achacar a lo psicológico muchos problemas de salud. Se solapan y se diagnostican tarde problemas físicos en general graves.
    Para hacer una buena medicina psicosomática, hay que estar muy bien formado en medicina orgánica. Tampoco suele ser así y las consecuencias en genera son graves.

    • ¡Hola, Ángel! Muchas gracias por tu comentario. Comparto en su casi totalidad, pues para mí, siempre hay un trasfondo vivencial en toda enfermedad. Eso no quiere decir que siempre haya problemas psicológicos en la persona enferma, no. Una diferenciación muy interesante que le escuché al Dr. Salomón Sellam es que una cosa es el psiquismo y otra la psicología. Y para mí, es muy evidente.

      Es evidente que ante una enfermedad grave no vamos a derivarnos en el tiempo a la búsqueda de conflictos más o menos complejos y escondidos que tengan que ver con esa patología. Por eso, yo no abomino de la Medicina que actualmente se dispensa institucionalmente. Es perfectamente válida y la apoyo, pero para darme tiempo suficiente para poder sanarme como yo sé que es eficaz…

      El último párrafo de tu comentario es muy importante de tener en cuenta, gracias.

      Salud para ti y los tuyos.

Responder a Ángel Cornago Cancelar respuesta