¿Estafa?

(imagen tomada de aquí)

Hace unos días, he recibido una notificación del Colegio Oficial de Médicos de Navarra, donde estoy colegiado y ejerzo desde mi licenciatura en Medicina, allá por el año 1982.

La carta constaba de dos hojas: una con el aviso, la propia notificación; y la otra, con la copia de una reclamación que un señor al que no conozco ha interpuesto contra mí de manera oficial en la página web del Colegio de Médicos pidiendo medidas disciplinarias contra mí.

Podéis haceros una idea de la cara de asombro que se me puso mientras estaba leyendo semejante carta. No daba crédito de que alguien que no conozca a una persona fuera capaz de poner una reclamación oficialmente en un Colegio profesional.

El tal señor viene a decir que me aprovecho de mi condición de médico para dar sustento, validez, a mis acciones y puntos de vista, considerados por él como "pseudociencia", con lo que, textualmente, me acusa de estafar a las personas que atiendo…, y, además, de provocar miedo en relación al tema de las vacunas, al no aconsejar las campañas de vacunación, con el consiguiente daño social a las Salud Pública y a la profesión médica.

La notificación del propio Colegio me pedía que redactara y les reenviara un escrito de respuesta a los puntos de esa reclamación, y así lo he hecho. Ahora estoy esperando que me constesten, cuando el órgano encargado de este tipo de asuntos haya estudiado el caso.

Aprovechando esta penosa circunstancia, se me ha ocurrido que éste podría ser un momento idóneo para solicitar de las personas que han tenido experiencia profesional conmigo que me reenvíen sus testimonios para poder colgarlos en una nueva pestaña específica del blog.

Así pues, si has tenido ocasión de interactuar conmigo en el ámbito profesinal, en cualquiera de las modalidades (atención en consulta, descripción del Diseño Humano a distancia, charlas…), y quieres hacer constar tu testimonio, sólo es cuestión de que utilices el formulario de contacto del blog (con tu nombre, apellidos y DNI) dándome tu permiso para poder publicar en el blog tu testimonio, que constaría de un pequeño párrafo (como mucho dos o tres líneas), describiendo lo que te parezca sobre tu experiencia con mi actuar profesional.

Salud para ti y los tuyos.

 

 

24 pensamientos en “¿Estafa?

  1. Mi nombre es Amaya Echaide y hace algunos años acudí a la consulta de Silvano para obtener mi Diseño Humano. Posteriormente, tomé parte en un curso sobre este mismo tema impartido por él.
    Hoy he recibido un correo eléctrico sobre las medidas que el Colegio Oficial de Médicos plantea ejercer sobre Silvano.
    Puedo decir que mi experiencia fue positiva y que no comprendo semejante postura por parte de una entidad profesional.
    Existe una libertad para elegir qué decisiones tomar en la vida. Y eso incluye cómo cuidar de uno mismo;es decir, invertir en salud, que para muchos de nosotros es un término global que cubre muchas àreas del ser humano.
    Quién se pone por encima de otros para decidir por una u otra causa, cómo debemos invetir en salud.
    Quién cree tener el derecho de decidir por otro sobre cuàl es la mejor manera de tratar una enfermedad.
    Dejemos a cada persona cuidarse a su manera. Respeto y libertad por favor.

    • Muchas gracias, Amaya, pero quiero aclararte que el Colegio de Médicos todavía no se ha posicionado; simplemente, le ha dado curso a la reclamación, notificándomelo. Ahora, tras mi escrito de respuesta, se reunirá la junta encargada de resolver este tipo de situaciones y emitirá su conclusión.

      Gracias por tu apoyo.

      Salud para ti y los tuyos.

  2. Mi nombre es Carlos Conde, y soy natural de Arguedas. Silvano me hizo un mapa y he de decir que mi satisfacción como profesional y como persona, fue total. El, es respetuoso con todas las diferentes opciones que como personas, tenemos derecho a optar. Por lo visto, los que se arrogan la verdad absoluta y se amparan en una supuesta protección a nuestra salud, ven estafa en todo menos en lo suyo. Discutible…
    Desde luego Silvano tiene mi permiso para publicar este comentario.

    • Muchas gracias, Carlos. Como he explicado en la entrada, publicaré en una pestaña específica los testimonios que voy recibiendo de las personas que han tenido contacto profesional conmigo y que me vais enviando vuestros apoyos.

      Salud para ti y los tuyos.

  3. Va ahí una reflexión:

    En primer lugar, creo que Médico no es solo quien prescribe un diagnóstico
    ante una dolencia determinada. Médico significa etimológicamente. “El que
    cura” se refiere al “Arte de curar”, y eso es lo que he sentido en las
    consultas que he recibido.
    En ningún momento he podido observar un hecho que vaya en contra de lo que
    se llama medicina tradicional. Lo que realiza el Dr. Silvano, es además,
    un curar más allá de una dolencia física determinada, es un complemento
    indispensable a la medicina al uso, que sirve además como método de
    prevención. El diseño humano me parece una herramienta muy buena para prevenir cualquier clase de dolencia, física y/o mental, ya que hace que nos conozcamos mucho mejor, y ofrece unas herramientas básicas de auto-cuidado. Con Silvano Baztán me he sentido cuidada, y curara.

    Un saludo
    Beatriz Manotas

  4. Desde su blog El Arte de Vivir, el médico Silvano Baztán, cuenta, sorprendido, que alguien a quien no conoce ha presentado una denuncia contra él ante el Colegio de Médicos de Pamplona.

    Diré, en primer lugar, que aunque no he tenido necesidad de solicitar sus servicios, conozco lo suficiente de él como para atreverme a afirmar que, en mi opinión, Silvano Baztán se trata de un profesional y de un ser humano excepcional.

    Sin embargo, la denuncia de que ha sido objeto no me resulta extraña. Porque no es el primero, ni el segundo, ni el tercer médico (tampoco otros profesionales) que están siguiendo objeto de injurias y denuncias, sencillamente por decir la verdad, y por elegir practicar una medicina cuyo principio básico es algo tan sencillo como: “ante todo no hacer daño”, el juramento hipocrático que se supone deben hacer todos aquellos que se inician como profesionales de la salud.

    Aunque no puedo aportar mi testimonio personal como paciente suya, sí puedo aportar algunos datos con el objetivo de intentar poner la denuncia presentada contra él en un contexto mayor, que, según creo, puede ayudar a entender algunas cosas.

    Supongo que todo el mundo recordará los mordaces y ridiculizantes artículos que El País, La Vanguardia y el resto de periódicos escribieron contra la doctora y monja Teresa Forcades a raíz de sus declaraciones, en un contexto ahora casi olvidado, pero que llegó a extremos de total paranoia, cuando, a mediados de 2009, la OMS declaró un nivel de pandemia de Gripe A, a nivel mundial.

    En un video improvisado, titulado Campanas por la gripe A, la periodista Alicia Ninou realizó una entrevista a Teresa Forcades, en la que, de manera muy pedagógica y documentada, ella colocaba el nivel de riesgo de aquella gripe en una dimensión muy diferente de la del alarmismo creado por la OMS, e informaba también, tanto de la eficacia limitada de la vacuna como de sus riesgos.

    Aquella entrevista sirvió para difundir información válida y sensatez donde no la había. Y el video fue traducido a decenas de idiomas y visto por millones de personas en todo el mundo. Teresa Forcades era una persona muy poco conocida hasta entonces. Sin embargo su aparición, como “de la nada” resultó providencial en un momento en el que la maquinaria puesta en marcha por el sistema, a nivel mundial, parecía imparable.
    En muchos sentidos, aquel resultó ser un punto de inflexión. Y una parte de la ciudadanía empezó a despertar: no solo con respecto a los aspectos ocultos detrás de aquel movimiento megalómano, que se había propuesto vacunar, de manera obligatoria, a toda la población mundial, sino también con respecto a las vacunas en general. Y aquella maniobra de ridiculización y burdo ataque contra una profesional de la medicina, se volvió contra de sus autores: los grandes medios de comunicación, ya que la población decidió que la persona de Teresa Forcades transmitía conocimiento y credibilidad.

    Como parte de esta breve contextualización que me propongo llevar a cabo, planteo ahora fijar la atención, por un momento, en los títulos de algunos de los libros que médicos de diferentes países están publicando, porque son realmente significativos:
    “Los crímenes de las grandes compañías farmacéuticas”, de Teresa Forcades, “La mafia médica”, de la doctora canadiense Ghislaine Lanctôt. “Medicamentos que matan y crimen organizado”, del médico danés Peter Gotzsche, Sano y Salvo (y libre de intervenciones médicas innecesarias), de los doctores Juan Gérvas y Mercedes Pérez. “El cáncer una plaga rentable”, de Nicole Délepine, una oncóloga infantil francesa…

    Hace muy pocos días se ha sabido que en Australia, una prestigiosa investigadora y activa divulgadora sobre los peligros de los vacunas, la doctora americana Sherri Tenpenny, se estaba encontrando con todo tipo de obstáculos para impedirle realizar una gira de conferencias y seminarios que tenía programados durante el mes de enero.
    Lo mismo ha ocurrido recientemente en España durante la gira de conferencias que tenía programadas en varias ciudades el agricultor Josep Pàmies, que habla de la sanación por medio de plantas y otros remedios naturales.

    Para terminar, citaré a otro médico, el alemán Matthias Rath, creador de la medicina celular, que trata el cáncer y muchas otras enfermedades graves con vitaminas y otros micronutrientes. En 2012, en Berlín dio una conferencia titulada “¿Quimioterapia o vitaminas?”, que terminó con un discurso memorable, que circuló masivamente por internet que recomiendo a quienes no lo hayan visto [Llamamiento del Dr.Rath a la población de Alemania, Europa y del Mundo en Berlin] https://www.youtube.com/watch?v=7035DmYcNDE

    Los médicos que he citado son solo una muestra representativa de tanto y tantos médicos a los que se está intentando acallar. Evidentemente, no porque no tengan razón en lo que dicen o publican, sino más bien por lo contrario.

    Con todos estos datos, mi intención al escribir estas líneas ha sido poner la denuncia realizada contra el Dr. Silvano Baztán en un contexto más amplio. Para mí es claro que tal denuncia no es más que una oscura maniobra de los mismos poderes mafiosos que están denunciando tantos médicos.

    Y sería de desear, por el bien del doctor Silvano Baztán, pero también por el bien de todos nosotros que el Colegio de Médicos de Pamplona se posicione, con la rotundidad que el caso requiere, para hacer frente a esta denuncia que carece del menor sustento.

    También por el bien de todos, sería deseable que todas las personas que puedan apoyar en este momento con su testimonio la profesionalidad del Dr Silvano Baztán lo hagan.

    Y es que ya no es el momento de medias tintas. Nos enfrentamos a un riesgo demasiado serio para todos.

    Como dice el Dr. Rath en el discurso al que hago alusión más arriba: “La indiferencia ya no es una opción válida para nosotros”

    • Muchas gracias, Sagrario, por tu comentario. Entiendo tu intento de contextualizar la descripción de los hechos.

      No intento compararme con esas figuras que has descrito más arriba (no les llego a la suela de sus zapatos), sino compartir contigo y con todos los lectores sobre la existencia de unos grupos de personas que, amparándose en la Ciencia más ciega y rancia, obstaculizan uno de los grandes principios de la Universidad: la investigación práctica y sin prejuicios de todo aquello que no ha podido ser explicable hasta el momento pero que se muestra en la cruda realidad…

      Salud para ti y los tuyos.

      • Hola Silvano,

        Desde luego tú no has intentado compararte con nadie, ni, en realidad, yo tampoco intento comparar los méritos de nadie, ni para bien ni para mal. A ese respecto, creo en el valor enorme de cualquier persona que esté asumiendo su responsabilidad como ser humano consciente allí donde esté, dando lo mejor de sí mismo.

        Pero sigue siendo esencial que cada vez más personas sean capaces de contemplar la vista panorámica.

        Para mí está claro que esa mirada desde lo global es la que se necesita para entender qué es lo que persigue la denuncia presentada contra ti… así como tantas otras cosas que están sucediendo, y que solo resultan evidentes cuando se contemplan como parte de un conjunto relacionado (lo que se suele describir como ensamblar las piezas del puzle o unir los puntos)

  5. Mi nombre es Adela Martín Cólera, hace algunos años acudí a la consulta del doctor Silvano Baztán, y en todo momento me trató con gran profesionalidad y humanidad. Quiero transmitir todo mi apoyo y agradecimiento al d. Silvano Baztán. También
    quiero manifestar mi repulsa hacia esta absurda demanda y que un doctor de semejante talla profesional y humana tenga que perder un segundo de su tiempo en esta rocambolesca historia en vez de dedicarlo a la permanente investigacion y a sus pacientes. Deseando que todo esto termine pronto, Adela Martín.

  6. Mi nombre es Sara Marcelino y tanto yo como mis hijos y varios miembros de mi familia hemos acudido a la consulta del Silvano cuando nuestra salud se ha resentido. En cada una de ellas hemos recibido un trato inigualable y hemos abordado los síntomas desde un punto de vista global de nuestro cuerpo y nuestra mente. Digo hemos, porque Silvano nos propone siempre un camino y un trabajo que el observa como necesario o importante en ese momento.

    En ningún momento, ofrece ni esperanzas, ni provoca miedo, y mucho menos intenta estafar a las personas que acudimos a el en busca de ayuda, tal y como se indica en la demanda a la que hace referencia.

    Lamento mucho que algunas personas, sin tan siquiera conocer a una persona puedan expresar estas afirmaciones tan duras, que me imagino estarán motivadas por la ignorancia o el miedo a lo que esta fuera de lo convencional.

    Espero sinceramente que este testimonio pueda ayudarte y que esta demanda sea desestimada.

    Te enviamos mucha energía y fuerza ante este reto que te plantea la vida…..

    Muchos ánimos…..

    Sara

  7. Mi opinión sobre Silvano Baztán, viene de haber sido tratada con las diversas aplicaciones sanadoras que, como médico y terapeuta …. me ha ayudado a descubrir cuáles eran los aspectos “atascados” de mi Ser que no me dejaban vivir la vida con felicidad y plenitud. Esto data de un periodo de vida de unos 12 años que, en diferentes etapas, he recurrido a sus conocimientos para claramente poder VER LA LUZ A TRAVÉS DEL TÚNEL.

    Se que existen diferentes métodos para abordar las enfermedades: Con una remiten los síntomas, otras sanan al ser humano. Yo se que mi cuerpo físico se ha ahorrado una gran cantidad de ansiolíticos, relajantes musculares y somníferos.

    La medicina que propone Silvano y millones de otros médicos, es la que mira de frente a la verdadera salud de la humanidad.

    Cada uno es libre de elegir lo que quiera, o lo que sea capaz de comprender. Es aconsejable opinar con conocimiento de causa.

    Gracias por invitarme a colaborar, Esther Janices

  8. Hola Silvano,
    Suscribo los comentarios que me anteceden y espero que todo se aclare para Bien del ejercicio profesional que desempeñas y para el de tod@s l@s que confiamos en él y en tu persona de elevado nivel humano.
    L@s pacientes que acudimos a consulta,requerimos la mejor formación académica,por supuesto, y ,sobraría decirlo,de calidad en la atención;de formación y preparación cuanto más amplia y variada mejor, acogiendo las buenas aportaciones que el conocimiento va logrando. Profesionales como tú que no se apoltronan,que buscan, del mismo modo que pacientes que no nos conformamos sólo con lo ‘establecido’,pues atisbamos profundas carencias…

    Hace falta humildad para reconocernos incompletos en todo y desde ahí salir al encuentro de toda aportación que en su resultado demuestra ser de Bien.

    Reconociendo a la ciencia todo su parabien,mérito y valía,reconociendo a todas las herramientas ‘alternativas’ su parabién,mérito y valía ,reconociendo el potencial de cada una, saber distinguir asimismo ,con humildad ,las limitaciones de todas ellas, su mejor campo de acción,para poder determinar así lo mas conveniente para cada situación personal. Adecuando una medicina para el ser humano y no a la inversa.

    Todos los tiempos se visten con nuevos atuendos que conviven con los anteriores pero que no siempre son bien acogidos por quienes consideran bueno el suyo solamente.
    Por una medicina amplia de miras, seria, que es medio y no fin,que a todos trate de sanar con todos los recursos que el ser humano va conociendo y conoce que es curativa,de hoy pero sin desdeñar lo de ayer ni lo nuevo.
    Sentido común para la medicina y para nuestra salud y mucha mucha humildad.
    Un abrazo para ti Silvano y un deseo de rigor y bien para quien tenga dudas y la responsabilidad del poder.A todos con afecto y deseo de correcto esclarecer y dejar hacer a quien lo hace más que bien. Gracias!

    • Muchas gracias, Begoña, por tu comentario, tan cargado de sentido común. Puedo ser un iluso, pero espero ver en el trascurso de mi vida cómo la Medicina oficial se abre a otras formas de contemplar al ser humano y su homeostasis, su capacidad de instaurar equilibrio.

      Salud para ti y los tuyos.

  9. Hola Silvano
    Sólo quería transmitirte mi ánimo. Espero gozar de tus conocimientos pronto con una consulta como habíamos hablado y creo que las personas que nos acercamos al conocimiento que ofreces no damos crédito a las actitudes sectarias y agresivas hacía las nuevas técnicas o terapias, tan antiguas y tradicionales por otra parte. En cierto modo ya hemos sentido ese rechazo y beligerancia en nuestras propias carnes. espero que esto no te genere ningún problema profesional porque a nivel personal estoy segura que te reportará beneficios dada la positividad de tu reacción.
    todo mi apoyo.