Einstein y el Amor

ALBERT EINSTEIN

(imagen tomada de aquí)

A finales de los años 80, Lieserl, la hija del célebre genio, donó 1.400 cartas escritas por Einstein a la Universidad Hebrea, con la orden de no hacer público su contenido hasta dos décadas después de su muerte. Ésta es una de ellas, escrita a Lieserl Einstein.

"Cuando propuse la Teoría de la Relatividad, muy pocos me entendieron, y lo que te revelaré ahora para que lo transmitas a la humanidad también chocará con la incomprensión y los prejuicios del mundo.
Te pido, aun así, que la custodies todo el tiempo que sea necesario: años, décadas, hasta que la sociedad haya avanzado lo suficiente para acoger lo que te explico a continuación.

Hay una fuerza extremadamente poderosa para la que hasta ahora la Ciencia no ha encontrado una explicación formal. Es una fuerza que incluye y gobierna a todas las otras, y que incluso está detrás de cualquier fenómeno que opera en el Universo y aún no haya sido identificado por nosotros. Esta fuerza universal es el AMOR.

Cuando los científicos buscaban una teoría unificada del Universo olvidaron la más invisible y poderosa de las fuerzas.

El Amor es Luz, dado que ilumina a quien lo da y lo recibe. El Amor es gravedad, porque hace que unas personas se sientan atraídas por otras. El Amor es potencia, porque multiplica lo mejor que tenemos, y permite que la humanidad no se extinga en su ciego egoísmo. El Amor revela y desvela. Por Amor se vive y se muere. El Amor es Dios, y Dios es Amor.

Esta fuerza lo explica todo y da sentido en mayúsculas a la vida. Ésta es la variable que hemos obviado durante demasiado tiempo, tal vez porque el Amor nos da miedo, ya que es la única energía del Universo que el ser humano no ha aprendido a manejar a su antojo.

Para dar visibilidad al Amor, he hecho una simple sustitución en mi ecuación más célebre. Si en lugar de E=mc2 aceptamos que la energía para sanar el mundo puede obtenerse a través del Amor multiplicado por la velocidad de la luz al cuadrado, llegaremos a la conclusión de que el Amor es la fuerza más poderosa que existe, porque no tiene límites.

Tras el fracaso de la humanidad en el uso y control de las otras fuerzas del Universo, que se han vuelto contra nosotros, es urgente que nos alimentemos de otra clase de energía. Si queremos que nuestra especie sobreviva, si nos proponemos encontrar un sentido a la vida, si queremos salvar el mundo y cada ser sintiente que en él habita, el Amor es la única y la última respuesta.

Quizás aún no estemos preparados para fabricar una bomba de Amor, un artefacto lo bastante potente para destruir todo el odio, el egoísmo y la avaricia que asolan el planeta. Sin embargo, cada individuo lleva en su interior un pequeño pero poderoso generador de Amor cuya energía espera ser liberada.

Cuando aprendamos a dar y recibir esta energía universal, querida Lieserl, comprobaremos que el Amor todo lo vence, todo lo trasciende y todo lo puede, porque el Amor es la quintaesencia de la vida.

Lamento profundamente no haberte sabido expresar lo que alberga mi corazón, que ha latido silenciosamente por ti toda mi vida. Tal vez sea demasiado tarde para pedir perdón pero, como el tiempo es relativo, necesito decirte que te quiero y que gracias a ti he llegado a la última respuesta!.

Tu padre: Albert Einstein".

Salud para ti y los tuyos.

8 pensamientos en “Einstein y el Amor

  1. Es muy profundo lo que he leído, sólo digo esto por ahora. Necesito decirlo si no lo hago creo que explotaré por dentro. Es probable que sea la más mayor de todos vosotros, mil experiencias muy humanas y también he llegado a esa conclusión. Me falta mucho camino pues hay veces que me siento muy alejada del amor y poco congruente con lo que creo aboslutamente. Gracias

    • Muchas gracias, América, por tu comentario. Creo que forma parte de la naturaleza humana el vivir incongruencias o dejar de ser consecuentes en algún momento de nuestras vidas… Lo interesante es que sean cuantas menos veces mejor. Y, en el tema del Amor, no va a ser de otra forma, ¿no?

      Salud para ti y los tuyos.

  2. Maravilloso, sin palabras, como coach cuántico, después de leer esta carta, en la próxima charla, con la asociación del cáncer deferrol, pienso repartirla entre los asistentes, para ser leída en voz alta y tomar mayor conciencia de ella. Infinitas gracias

    • Pues, sí, Nuria. Yo también, cuando lo leí en la página que me llegó delante, lo agradecí y pensé en hacer de ello algo “vírico”. Es necesario abrir el mundo de la Ciencia a este tipo de realidades.

      Salud para ti y los tuyos.

  3. Hola,yo como una humilde investigadora,de que necesita el ser humano,coincido totalmente.Mi investigación me lleva a esto,haga el taller que hago,caros,a donores,todo me lleva al mismo resultado.El Amor ,AMOR DIVINO.Cada individuo necesita una dosis de AMOR DIVINO.

Anímate a compartir tus opiniones