Gracias, Vesícula

(imagen tomada de aquí)

Aunque parezca mentira, también a las personas que nos dedicamos a ayudar a otros en el manejo de sus enfermedades o conflictos, nos afecta de vez en cuando la consecuencia de ser humanos y estar sujetos a la realidad conflictual a la que estamos predispuestos.

Con este preámbulo y a través del título que he elegido para esta entrada, os podéis imaginar que, recientemente, he tenido la oportunidad de estar al otro lado de la barrera en la dinámica "médico/enfermo". Sí, me acaban de extraer la vesícula biliar plagadita de piedras (según la compañera que me hizo la ecografía diagnóstica, "no cabe ni una piedra más").

 

(imagen tomada de aquí)

Es evidente que, tras el diagnóstico, corroboré lo que he ido trabajándome desde hace muchos años: un conflicto que me ha afectado toda la vida, y que mi cuerpo, con una eficacia alemana, ha dado salida a través de la litiasis biliar a lo largo de los años, de una forma, casi asintomática.

Muchas gracias, vesícula, por los servicios prestados. Ahora me toca seguir trabajandome para terminar de solucionar los conflictos causales, lo que programó que mi vesícula tuviera que acarrear con esta tarea "suicida". Estoy en ello. Gracias, de nuevo.

Desde aquí quiero agradecer también a mis compañeros de profesión, al personal de enfermería, auxiliares y, en general, al sistema médico convencional, por su trabajo. Sé que ellos, con su buen hacer, no van a ayudarme a solucionar mis conflictos causales (no les voy a pedir eso), pero son una parte fundamental para el alivio sintomático de las personas.

Salud para ti y los tuyos.

20 pensamientos en “Gracias, Vesícula

  1. Hola Silvano. Acabo de descubrir tu sitio web buscando vídeos sobre el Diseño Humano, y me ha llamado la atención especialmente esta publicación, ya que a mi padre también le extirparon la vesícula porque la tenía, no ya con pequeñas piedras, sino convertida toda ella en una piedra. Me ha parecido curioso porque él es Generador Manifestante como tú. Lamentablemente creo que no aprendió nada y le cuesta horrores expresar sus conflictos o su rabia contenida (además de que es bastante escéptico respecto a temas espirituales y emocionales) y en mi familia ya no sabemos cómo ayudarlo para que se libere. No sé si tú podrías darme algún consejo para ello en base a tu experiencia.

    En fin. Muchas gracias y que seas feliz. Un saludo!

    • Muchas gracias, Víctor, por la confianza que depositas en mi experiencia. Siento decirte que cada cual tiene su ritmo y su propia onda en esta vida; y nuestros padres tienen su propio hacer. En cada paso generacional, cada vez hay más posibilidad de avanzar espiritualmente. Eso no quita para que haya habido maestros espirituales en otras generaciones anteriores, pero el avanzar de la totalidad del grupo humano es así…

      Y, tratándose de nuestros padres, es necesario honrarlos tal y como son, sin intentar modificarlos. Esto es importante para nuestro equilibrio y el equilibrio de nuestra familia.

      También te deseo lo mejor.

      Salud para ti y los tuyos.

  2. Hola Silvano!!!!!

    Ahora me entero de tu operación y veo que has pasado por ella satisfactoriamente y sobre todo recogiendo la sabiduría necesaria para utilizarla en estos momentos tan particulares.

    Precisamente estos días andaba pensando en llamarte para poder conocernos ya que ahora dispongo de más tiempo puesto que ya me llegó la jubilación merecida…. y ando en tiempo de “transición”.

    He vuelto a escuchar tus mini vídeos de DISEÑO HUMANO para reenviarlos a familiares que creo pueden ayudarles en la comprensión de las relaciones humanas y en los malentendidos que se generan por ignorancia o desconocimiento de esta herramienta tan práctica.

    Bueno Silvano, enhorabuena por tu recuperación!!!!

    Salud para tí y para los tuyos!!!!!

    • Hola, Alana. En principio, el tema principal de la Vesícula Biliar es la rabia o cólera retenida y las injusticias, de manera general. Ahora bien, luego hay que particularizar en cada caso, dependiendo de si somos hombres, mujeres, diestros o zurdos…

      Es importante conocer bien la dinámica del inconsciente a la hora de comprender sus movimientos a la hora de depositar las tensiones en zonas concretas del cuerpo. El cuerpo va a ayudarnos a gstionar lo que no hemos podido hacer vivencialmente, por las causas que fueren.

      Salud para ti y los tuyos.

  3. Silvano, me alegra saber que ha sido un como paseo. Señal de tu fortaleza y buen hacer del equipo médico.
    Un abrazo fuerte y a disfrutar de esa salud!

  4. Hola Silvano:

    Ante todo enhorabuena por tu recuperación y sobre todo por haber sido capaz de identificar tu resentir.
    Te deseo de corazón que a partir de ahora tengas una vida llena de luz para que te acompañe en el camino a ti y a los tuyos.

    Una reflectora 5/1.

  5. Estimado Silvano,

    espero que estés muy bien después de pasar todo el proceso que comentas, la verdad que con la naturalidad y el enfoque positivo que le das, da la sensación de que ha sido un paseo.

    Te felicito por tu enfoque y apuesto porque estarás mucho mejor ahora.

    Un abrazo

    Jose Antonio

    • Querido Jose Antonio: la verdad es que mi proceso no ha tenido ninguno de los ingredientes que pudiera dificultar la evolución hacia la normalidad. A las 24h ya estaba en casa, y al tercer día ya estaba en la consulta…

      Gracias por tu acompañamiento.

      Salud para ti y los tuyos.

  6. ¿Eficacia alemana? Jeje

    Pues, la solución está a la vista: ¡Házte “el sueco”! Sinceramente pienso que es bueno aprender a pasar, permitir que te resbalen algunos cosas y no agarrartelas para luego petrificar lo que resulta indigestible. 🙂

    No obstante, primero y ante todo, querido Silvano, te deseo una buena rehabilitación y que estés muy feliz.

    Desde Alemania con amor y buen humor …

    • Querida Annette. Has dado en el clavo del conflicto. La única salvedad es que mi proceso tiene una base (al inicio de mi vida) en la que yo todavía no tenía la capacidad de estructuración necesaria para fabricar ese “teflón” que me aconsejas en tu comentario… Una pena, ¿verdad?…

      Gracias por tus buenos deseos. Ya estoy en pleno rendimiento profesional (ni me he molestado en ir a coger la incapacidad transitoria) y con un poco más de sabiduría y capacidad de aceptación…

      Salud para ti y los tuyos.

Anímate a compartir tus opiniones