Luna Llena en Capricornio

La Luna, ese cuerpo celeste tan cautivador, sigue su ruta, incansable, girando alrededor de la Tierra. Y, cada mes, como un fenómeno observado desde la antigüedad, la podemos contemplar de diversas formas aprovechando la oscuridad de la noche…

Hoy mismo, 9 de Julio de 2017, a las 8h06′, hora legal por estos lares, la Luna ha llegado a su plenitud desde la perspectiva terráquea, aunque me tuve que conformar con verla ayer a la noche casi casi entera…

Desde la lejanía del tiempo, el ser humano ha contemplado el astro plateado por las noches y ha sacado conclusiones de su aparente variación mensual. No voy a detenerme a comentar la enorme influencia lunar con el agua de este planeta (el fenómeno gravitacional sobre las mareas). Voy a referirme en este caso a la influencia lunar sobre el propio ser humano, pues no podemos olvidar nuestra composición química, con un porcentaje altísimo de agua (¿60-70%?).

De forma empírica, de siempre, se han relacionado las variaciones lunares con los estados anímicos de la persona. Además de la existencia de personas descritas directamente como "lunáticas"…, ancestralmente se han observado cambios en el sentirse de las personas, más habitualmente en el género femenino. En Astrología, se ha unido clásicamente a la Luna con la energía femenina pero, sobre todo, al aspecto más maternal de dicha energía.

 

(imagen tomada de aquí)

 

La maternidad, la casa, la familia, la crianza, la nutrición, la cocina, la capacidad de comprensión y acogimiento, la relación con niños… Todas estas cuestiones, y otras de corte semejante, están relacionadas con los movimientos lunares. No pretendo dar aquí una de mis clases respecto al tema (eso lo dejo para los cursos organizados "ex-profeso") sino mostrar que, en estos momentos de Luna llena, nuestro satélite está siendo notablemente influido por la presencia de Plutón, con el que hace una conjunción durante estos días y que va transitando por Capricornio durante unos cuantos años.

La relación Plutón-Luna en Capricornio en el sector de la pareja, (el sector 7), por un lado, y Sol-Marte en Cáncer en el sector de la personalidad (sector 1), en el lado opuesto de la carta, realmente, están dando mucho juego a posibles conflictos y "vueltas del revés" a situaciones familiares, del propio hogar, de pareja, sexuales…, con consecuencias de estabilidad/desestabilización en este ámbito. Plutón es el gran transformador, siempre polarizado por la dinámica "vida-muerte".

Asimismo, esta oposición que acabo de describir está siendo "observada" por Júpiter, situado en Libra en el sector de la familia (sector 4). Con lo cual, su presencia va a decorar la temática que he expuesto anteriormente con ínfulas de culpabilidad, infidelidades, pero también a través de fidelidades a patrones que nos llegan de nuestra familia de origen en las temáticas de las relaciones interpersonales, pareja…

Todo un "coctail" que el Universo nos propone para aprovechar la ocasión y vencer nuestros miedos a afrontar estos temas tan fundamentales para nuestra seguridad como seres humanos, seres sociales por antonomasia. Intentemos generar consciencia de todo lo que bulle en nuestro inconsciente (el terreno tanto de la Luna como de Plutón) en cuanto a estas dinámicas básicas de nuestra naturaleza. Ahora tenemos la oportunidad idónea para desmontar este tipo de conflictos.

Y, aunque el efecto lunar se conserve un par de días escasos, ya la liebre está moviéndose…, y habrá otras muchas ocasiones para seguir trabajando y culminar la labor…

Salud para ti y los tuyos.

Anímate a compartir tus opiniones