La Reconexión

Echando un vistazo hacia atrás en mi vida, puedo observar que he ido avanzando en la comprensión del Ser Humano; y, en mi faceta profesional, como médico, también. Y si tuviera que definir el cauce por el cual se ha desarrollado este avance, no me resultaría difícil denominarlo con una palabra: la simplicidad.
Cada vez he empleado menos herramientas externas (agujas de acupuntura, filtros de color, procesos densamente protocolizados…)…, hasta que a comienzos de 2008 me llegó el proceso de La Reconexión, con su vertiente sanadora (marca registrada por el quiropráctico yankee Eric Pearl).Ya he descrito en otra entrada de este blog en qué consiste lo que llamo Sanación. Esta vez voy a intentar explicar mi vivencia de la Reconexión.

Así como en Sanación la posición del sanador es de puro enlace, una interacción neutra con el sistema energético de la persona, a través de la cual este “Sistema” (yo le llamo así) es quien dirige el proceso, mostrándole al individuo una serie de cuestiones (con percepciones o sensaciones variopintas) y reencauzándolas hacia una vía de mayor equilibrio, en la Reconexión la actitud es diferente: el facilitador de la Reconexión activa concreta y específicamente una serie de puntos y trazados energéticos en el individuo de cara a establecer esa “Conexión” con la estructura energética del planeta y, por ende, con el Universo

La Reconexión sólo es necesario realizarla una vez en la vida (aunque no hay problema alguno en realizarla las veces que uno quiera), y se desarrolla en dos días consecutivos (debe haber una noche de por medio, para que el inconsciente “repase” lo realizado durante el día) en sesiones de una hora escasa en las que, además de explicarle a la persona a grandes rasgos lo que se va a realizar, se le hace tumbar relajadamente sobre un cómodo sofá (doy fe de que las personas, luego, no quieren separarse de él, je-je).

Durante el ejercicio de la Reconexión, la persona puede percibir cualquier tipo de sensación (la variedad de relatos es inagotable)…, o ninguna. En mi caso, cuando Alessandro Di Masi (en aquellas fechas, mano derecha del “Boss” en España) me la hizo, sólo noté una relajación similar a la que se puede notar en cualquier otro ejercicio o en un momento de descanso, de reposo… No hay que esperar “fuegos artificiales” ni un contacto íntimo con la Divinidad en la que cada cual crea.

Tras el propio ejercicio de Reconexión, le suelo pedir a la persona que comente sus vivencias durante el desarrollo del mismo, tras lo cual, le aconsejo que no coloque ninguna expectativa sobre lo realizado y que permanezca atento a la vida, que es de lo que se trata…

Al día siguiente, tras una breve entrevista de recibimiento, se realiza la segunda fase de la Reconexión: se activan los mismos puntos y líneas del día anterior, y se continúa con el cierre del proceso. Tras el posterior comentario de la persona sobre lo vivido durante el ejercicio, le indico que siga sin colocar expectativas sobre lo realizado y que ahora, lo que corresponde es que esté atento a la vida…, nada más.

La pregunta que aparece en ese momento, si no se ha planteado ya anteriormente, es: ¿qué voy a notar, qué voy a sentir diferente a lo que es mi vida cotidiana? Respuesta clara y rotunda: no lo sé. Lo que sí sé es que, al tiempo, las personas “reconectadas”, al volver su mirada atrás, han podido darse cuenta de que ha habido cambios sustanciales en su vida…, pero cada cual vive los suyos y en su momento.

“Hice algo a lo que no me había atrevido a lanzarme con anterioridad”, “mi vida la he visto clara”, “soy diferente”, “he dejado ese trabajo que no me gustaba”, “ha aparecido la oportunidad de mi vida”… Cada cual lo vivirá según su propia situación, pero lo que se aprecia es que todas las personas viven (vivimos) con una mayor consciencia, una atalaya que les (nos) permite darnos cuenta de cosas que suceden delante de nuestras narices…, y nos dan pie para posicionarnos ante ellas… Luego, lo que cada uno haga es resultado de su propia libertad de albedrío, de su propia decisión.

¿Qué ocurre cuando una persona está muy descolocada en la vida y se hace la Reconexión? Pues también puede suceder cualquier cosa: desde constatar un “vuelco” en su vida…, a no notar nada, absolutamente nada. Entonces, ¿no siempre actúa, no siempre es eficaz la Reconexión? Lo que puede ocurrir es que la persona debe ocuparse un poco más de sí mism@, centrarse un poco más, ir buscando su senda de crecimiento…, y es entonces cuando aquella Reconexión que, aparentemente, fue infructuosa, empieza a “actuar”.

Algo que suele producir un rechazo inicial en las personas al plantear el tema de la Reconexión, es el tema económico: cuesta 333 en Europa (333$ en EE.UU.). Desde mi actual manera de concebir el trabajo y su valoración, he determinado dejar de usar esa tarifa fija de 333€ y pasar a valorarlo como el resto de mi trabajo en consulta, buscando la reciprocidad con la justa compensación por parte de la persona que reciba la Reconexión.

De todas formas, estando convencido como lo estoy de la utilidad de esta herramienta, no estoy muy en resonancia con la forma mercantilista con la que se está distribuyendo por el mundo, pues los seminarios son “a doblón”, al estilo más puramente americano… En fin, me quedo con la esencia pero no con el actual envoltorio.

A partir de ahí, como siempre, cada uno con su experiencia…

Salud para ti y los tuyos.

12 pensamientos en “La Reconexión

  1. Hola Silvano:
    Leyendo este artículo sobre la reconexión, lo que me ha llamado la atención es el precio, no por su valor en sí, sino por los número 333. ¿Por qué esos números? Son una constante en mi camino espiritual y me ha hecho gracia verlos en este caso? ¿Te dicen algo a ti o es un mensaje para mí? Curioso…

    • ¡Hola, Ester! No estoy muy ducho en esto de la numerología pero sí que debe haber un “algo” tras esa numeración. Dentro de este curso escolar voy a asistir a un par de módulos sobre numerología adaptada a la Psicosomática clínica, a cargo del Dr. Salomón Sellam, profesional con el que actualmente estoy en contacto y que me está aportando claves interesantes para comprender cada vez mejor el hecho clínico de la enfermedad…

      Salud para ti y los tuyos.

  2. Saludos Silvano!!! un placer haberte conocido…

    Crees sinceramente que la Reconexión es útil.

    Se puede hacer a distancia.

    Mi opinión personal es que todo conocimiento espiritual debería ser gratuito.

    un abrazo de luz, paz y amor…. bendiciones.

    • ¡Hola, Antonio! Me imagino que la segunda y tercera frases de tu comentario serán preguntas, ¿no? Si es así, a la primera, te diré que a mí me lo parece, pero también te diré que es uno de los distintos procedimientos posibles para recolocarse en este entramado energético en el que vivimos…

      Y no se hace a distancia. Así como una Sanación energética o espiritual sí es posible hacerla sin estar presente la persona (yo, por ejemplo, tengo experiencias con personas que están en otro continente y han notado el beneficio del ejercicio de Sanación), en la Reconexión se activan una serie de líneas y puntos corporales concretos en un orden concreto (eso es lo que me enseñaron). En Reconexión no he tenido experiencias a distancia.

      En relación a que el conocimiento espiritual debería ser gratuito, estoy de acuerdo como principio general, en un mundo en el que todo se comparta, en un mundo como tendría que ser… Ahora bien, en este mundo en el que vivimos, creo que estamos en una fase transitoria en la que el conocimiento, así como cualquier otro servicio, debe darse…, y recibir a cambio algo. Algo que pueda generar equilibrio en la balanza, algo que sea factible y que facilite el intercambio (no me parece correcto cómo lo plantean los comercializadores de la Reconexión), cuestión ésta que corresponde a uno de los órdenes del Amor de Bert Hellinger (el dar y el recibir).

      Salud para ti y los tuyos.

  3. Hola estimado Baztan,Ayer 04 de julio y hoy 05 tome la decision de hacerme 2 sanaciones reconectivas…el 6 cuando temine la segunda sesion ..la sanadora me dice te he hecho la reconexion y no sanaciones reconectiva .. como un regalo (por el valor de sanaciones)ya que antes de empezar hable con mis maestro y me lo permitieron..ahora quedo enfrentado a la siguente situacion..tengo tratada la reconexion con antelacion con otra persona sanadora para este sabado y domingo…como veras se me armo un lio..la consulta es ¡tendre algun problema al hacermela de nuevo y con un solo dia de descanso entre una y otra?..Desde ya agradesco su respuesta ,lo saluda antamenete a usted ,
    Oscar Dario

    • ¡Hola, Óscar! Vamos por partes. De primeras, me parece una falta de criterio profesional el que tú pidas algo (unas sanaciones) y se te dé otra cosa (La Reconexión) sin avisarte previamente…, digan lo que digan “los maestros”.

      Si te merece confianza suficiente la Reconexión realizada, sería suficiente, no sería necesario repetirla. También es verdad que se puede volver a realizar si una persona desea que sea un terapeuta concreto el que la realice…

      No es estrictamente necesario (por lo menos, desde mi práctica, yo lo veo así) realizar sanaciones reconectivas previo a La Reconexión. Es claro que una sanación facilita el reequilibrio interno para que la posterior Reconexión pueda ser “mejor aprovechada”, pero la Reconexión siempre estará allí esperando el momento en el que estés en la frecuencia adecuada , en el estado adecuado para generar su efecto…

      Salud para ti y los tuyos.

  4. ¡Hola, Matxalen! Para saber algo más…, creo que lo único que serviría es que tuvieras la experiencia de la mano de alguna persona que sea de tu confianza.

    Salud para ti y los tuyos

Responder a Silvano Baztán Guindo Cancelar respuesta