Pseudociencias, Pseudoterapias y cambio de Paradigma

Hace ya meses que me he ido resistiendo a entrar en un tema polémico que, tiempo atrás, también me salpicó a mí por la obcecación miope de un individuo que consideraba que lo que yo practico y defiendo no podía consentirse por un Colegio de Médicos siendo yo licenciado y doctor en Medicina.

(Perdonad la longitud de este escrito pero es que es un tema que no podría sintetizarlo con menos palabras. El tema da para mucho, y seguro que volveré a escribir sobre ello desde cuestiones colaterales en las que hoy no me puedo perder…)

Siento que las personas que vibramos en una sintonía de ayuda al enfermo, pero que utilizamos otros formatos no aceptados por la Ciencia actual, estamos actualmente en el ojo del huracán, siendo sometidos a una especie de "caza de brujas". Literalmente, si estuviéramos viviendo en tiempos de la Inquisición, ya nos habrían quemado en la hoguera a más de uno y de dos…

Eso que parecía, unos años atrás, que las estructuras sociales y culturales se iban abriendo poco a poco a la presencia cada vez mayor de lo "alternativo" o "complementario", abriendo las universidades a cursos, másteres…, se ha dado la vuelta  y ha arremetido con una furia sin igual, y de forma orquestada desde diversos colectivos y entes contra la práctica y los practicantes de semejantes "diabluras".

Desde las Sociedades Médicas de las distintas especialidades (sufragadas por la Industria Farmacéutica), los diferentes Colegios de Médicos así como la Organización Médica Colegial, asociaciones de pacientes (creadas y mantenidas por la propia Industria Farmacética), asociaciones cientifistas de lo más radicales a las que les salen sarpullidos cada vez que un titulado como yo habla o hace cosas que no entran en sus mentes cuadriculadas, e incluso partidos políticos intentan cercar todo tipo de prácticas que no entienden ni dominan.

Últimamente el partido político "Ciudadanos" salió a la palestra pretendiendo penar hasta con 4 años de cárcel a las personas que utilicen o fomenten procedimientos terapéuticos no admitidos por la Ciencia en casos de enfermedades graves. También es notoria la posición de varios ministros del actual gobierno socialista en este tema de lo "alternativo".

Y como estandarte a batir, se han lanzado todos ellos en contra de la homeopatía: que si es agua con un poco de azúcar, que si es superchería, que si al diluir tanto los remedios (tras el número de Avogadro) ya no hay rastros de moléculas efectivas… Parto de la base de que yo no utilizo homeopatía, sencillamente, porque no la he estudiado. Sí que practico, en cambio, otro tipo de procedimientos y planteamientos ante la enfermedad con los que muchos cientifistas se desgarrarían sus vestiduras…

Poco les importa que las personas mejoren sin la aparición de efectos secundarios, aunque sea por puro efecto placebo. Pero lo más interesante es que no sólo este tipo de terapias y remedios actúen a través del placebo, sino que hay otras realidades que, poco a poco, algunos científicos van demostrando: la impresión electromagnética de información terapéutica en el agua (hace ya muchos años años, estuve empleando un método basado en la impregnación de ondas de forma en el agua… y realmente funcionaba), el descubrimiento de nanopartículas en los remedios homeopáticos de altas diluciones…

Poco importa que los duros efectos adversos de los tratamientos aceptados por la Ciencia Médica para el cáncer y las enfermedades degenerativas provoquen dolor y maten a miles de personas en España. Eso no es noticia de periódico. El que una persona elija morir en paz, sin tanto sufrimiento, sí que puede llegar a ser ampliamente criticado en los medios de comunicación.

Poco importa que, por ejemplo, la homeopatía esté admitida en países de vanguardia europeos e incluida en sus Sistemas Nacionales de Salud, y que tanto la Unión Europea tome a los remedios homeopáticos como medicamentos, como que la OMS fomente las terapias y remedios naturales, basados en las medicinas populares.

Para mí está claro que estamos ante el final de un paradigma médico y científico caducos, y ya sabemos, mirando en la historia, cómo se comportan los viejos paradigmas en este tipo de procesos: lanzándose a la yugular de los innovadores, criticando los nuevos procesos, decapitando a sus promotores y practicantes, desollándoles vivos como puedan, desde la ley o como sea…

Cuando no se dan cuenta de que ambas visiones de la enfermedad podrían complementarse sin ningún problema, y así, quienes saldrían ganando serían las personas enfermas y no las empresas farmacéuticas y sus compinches. No estoy en contra de que una serie de empresas ganen dinero, pero sí que lo hagan a costa de la salud de las personas y, además, pavoneándose de que son ellos y sólo ellos quienen velan por la salud de la humanidad.

Últimamente, la Dra. Niurka Meneses, doctora en Ciencias Genómicas, Licenciada en Física Nuclear y especialista en Proteómica (nunca había oído hasta ahora semejante palabra), ha descubierto efectos provocados por medicamentos homeopáticos en la síntesis de proteínas sanadoras, y el freno de otras sustancias que fomentan la enfermedad, en células cancerosas.

En fin; espero poder llegar a ver cómo algún día la Ciencia desmonta su actual chiringuito y se abre al siguiente paradigma, una manera más armónica y respetuosa con la vida. Todo ello va a requerir de personas e instituciones que, con valentía, no se arredren por el acoso producido por los últimos coletazos de una estructura de pensamiento que tiene sus días contados, cual fecha de caducidad de un producto alimenticio.

Salud para ti y los tuyos.

10 comentarios en “Pseudociencias, Pseudoterapias y cambio de Paradigma

  1. Pingback: Parece ser que hay una epidemia de miopía en relación al fenómeno de la salud /enfermedad. | CENTRO ALAMINOS

    • Así es los intereses particulares, son los que priman más que la salud de los pacientes; brindar una terapia que mejora su calidad de vida luego de haber pasado por toda la iatrogenia de la industria farmacéutica se ha convertido en la piedra en el zapato, por lo tanto es importante que los médicos en terapias complementarias estemos muy bien fortalecidos en nuestro conocimiento y seamos responsables con el mismo, cada vez los hallazgos científicos nos dan más la razón como usted lo expresa en su reflexión y así cientos de artículos nos dan las herramientas para seguir adelante no solo en la práctica de las terapias completarias sino en la investigación, lo que nos permitirá posicionarnos en cada uno de nuestros países.

      • Muchas gracias por tu comentario, Amanda.

        Como bien apuntas, cada vez debemos estar más centrados y mejor formados para no caer en la fácil crítica de las personas y asociaciones que impiden la evolución del nuevo paradigma.

        Salud para ti y los tuyos.

    • Hola, Juan Carlos.

      Tristemente, lo que predomina en este asunto, como en otros muchos, es una lucha por el poder, el control y el miedo. Son los ingredientes que se mezclan con el factor económico y que generan este tipo de cuestiones.

      A mí me parece que la salud (en sus diversos aspectos de diagnóstico, investigación, prevención y tratamiento) tendría que estar sostenida por el estado sin la intromisión de las empresas farmacéuticas. No niego que éstas tengan su derecho a obtener beneficios, pero el que haya empresas cuyos beneficios dependan de la enfermedad de las personas puede llegar a ser muy peligroso, tal y como lo podemos comprobar en la actualidad a nivel mundial.

      Salud para ti y los tuyos.

Anímate a compartir tus opiniones

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.