¿La Inmunidad es un Juguete? (2)

ANTIBIÓTICOS

Siguiendo el hilo temático de las entradas anteriores, sobre el sistema inmunológico, le toca el turno a los antibióticos.

El significado de la propia palabra es bien claro, rotundo: “contra la vida”… El único detalle es que se trata de la vida de unos seres tan diminutos y, aparentemente, no la nuestra… y que pareciera que nos da igual que no estén, que nos molesta su presencia. Total, ¿para, a lo más, producirnos infecciones de vez en cuando?

Pero tras esta perspectiva tan simple, se esconde una realidad incuestionable y de gran importancia: nuestra existencia no sería posible sin la participación de estos vecinos tan “insignificantes” (bacterias, virus…). Quiero recordar otra vez aquí, a riesgo de ser pesado, que nos ganan en número… y por goleada (de 1 a 10) en cuanto a cantidad de material genético en nuestros cuerpos joteros.

Si se produce una infección, los causantes últimos de la misma no son los gérmenes sino  que somos nosotros mismos, al haber modificado (por supuesto, sin pretenderlo y sin saberlo) las características del terreno en el que se asientan y procrean dichas criaturas vivientes. Y el terreno se altera cuando lo intoxicamos con alimentos que dejan residuos ácidos, cuando nos mantenemos en rabia contenida, cuando vivimos en estrés o con miedos

Soy consciente de que hay gérmenes con “mala baba”, con una gran capacidad de invadir y producir daño…, pero para controlarlos están las medidas higiénico-sanitarias, el saber cómo vivir en armonía, y los otros gérmenes, vamos a decir, “aliados” o no patógenos.

VIRUS

¿Qué ocurre cuando utilizamos, y más si es descontroladamente, los antibióticos, esas sustancias que, por otra parte, han salvado innumerables vidas humanas en el pasado y en el presente? Pues que nos cargamos todo bicho viviente que habita en nuestros cuerpos, haciendo una matanza generalmente indiscriminada de microbios, con las consecuencias de un mal funcionamiento corporal… y la creación de circunstancias que otros gérmenes más poderosos van a aprovechar para ocupar ese espacio vacío de gérmenes que se ha generado.

¿Qué estamos viendo ahora mismito en la “medicina moderna”?: la aparición de gérmenes con mayor poder invasivo y resistentes a los antibióticos clásicos. Y esto ya es un peligro actual al que se enfrenta, sobre todo, la medicina hospitalaria. Se teme el futuro que va a venir si se sigue con esta política de mala utilización de antibióticos, que ya se ha impregnado en la “cultura popular” de nuestras gentes.

(Continuará…)

Salud para ti y los tuyos.

Anímate a compartir tus opiniones

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.