Agenda 2030: ¿Humanos o Máquinas?

Comparte esta entrada

INTELIGENCIA ARTIFICIAL-1(¿Dispones de 7 minutos para leer este texto?)

En estos últimos días, me han llegado diversas informaciones sobre Inteligencia Artificial (IA), un tema que va afectando cada vez a más sectores de la sociedad, seamos conscientes de su existencia o no.

Como ya es habitual en este blog, y como deferencia a las personas que prefieren escuchar a leer, voy a colgar a continuación el vídeo del texto.

A estas alturas de la película, quien más y quien menos debemos saber que la tendencia en la que vivimos como sociedad, al menos en el mundo occidental, nos lleva al imperio de la tecnología, al imperio de las máquinas.

Con la excusa de facilitarnos la vida, poco a poco, van sustituyendo a los humanos cada vez en mayor número de ocupaciones.

¿Quién no ha tenido una experiencia de hablar con máquinas a la hora de requerir un servicio en una operadora telefónica, banca, seguros, etc.?

¿Quién no se ha desesperado alguna vez con la maquinita interlocutora cuando, en el trascurso de la “conversación” (si es que se le puede llamar conversación a una situación así) no nos ha sido posible salirnos de las opciones que tiene programadas y la máquina repite todas las veces que haga falta sólo las opciones programadas?

Pues esto no ha hecho sino comenzar. Y todo esto forma parte de la dinámica de incentivar la tecnología que está en las cabezas de nuestros gobernantes y en las de aquéllos a quienes obedecen, quienes han ordenado y están dirigiendo todo esto.

Este proceso forma parte de la Agenda 2030. Esto es sólo una mínima parte de dicha Agenda.

¿Y qué es esto de la Agenda 2030, que está en boca de todos los gobernantes y de todas las formaciones políticas de todo el mundo? Es curioso que sea una de las pocas cosas en las que todo el mundo está de acuerdo. ¿Os acordáis de la insignia multicolor en las solapas de todos los políticos y de las élites de la sociedad?

Pues esta Agenda 2030 es una guía, un cauce, lanzado en 2015 por Naciones Unidas, por donde quieren llevarnos a toda la población mundial.

Las grandes palabras de la Agenda 2030 son muy bonitas, y las metas muy loables. Nadie en su sano juicio se pondría en contra de esos principios: igualdad, bien común, resiliencia, sostenibilidad, inclusividad…

Una serie de palabras que suenan bien pero que esconden el objetivo real: el sometimiento de la población a un sistema igualitario… pero en la escala inferior: una esclavitud global justificada por el bien colectivo.

Esto del bien colectivo como más importante que el bien individual es algo que se ha colocado en la palestra con el tema reciente de las vacunas y la “obligación moral” de vacunarse para generar ese bien común. Es lamentable la manipulación y engaños de los que han hecho gala nuestros gobernantes y los sanitarios en general.

Y para lograr ese sometimiento al que me refería, la vía es el control estricto de la población a través de la tecnología: la identidad digital, la desaparición del dinero tal y como lo conocemos y la instauración del dinero digital, la centralización de la información a través de esa identidad digital…

También en este tema, la “farsa plandémica” ha servido para experimentar con el pasaporte vacunal: ese QR que sólo ha servido para discriminar a las personas y limitar su libertad a la intimidad y su libertad de movimiento, sin que ayudara absolutamente para nada a controlar la expansión del proceso Covid. Sólo fue un intento más de controlar a las personas y medir hasta dónde la población podría dar su consentimiento para ser controlada y manejada.

Pues en ese fututo posible QR de la identificación digital que está establecido como hoja de ruta, no sólo constará nuestra identidad sino también nuestras finanzas, nuestros consumos, nuestros movimientos

Y será la Inteligencia Artificial (IA) la encargada de velar por el cumplimiento del nuevo orden. Los algoritmos pasarán por dominarlo todo. No habrá personas de carne y hueso que den la cara y sean responsables de nada.

¿Y quiénes programarán esos algoritmos? Evidentemente, alguien que nadie elegirá para hacerlo. Los de siempre… pero ahora escondidos en una maraña de corporaciones entre las que se lo guisarán y se lo comerán para seguir estando en la cúspide del control planetario.

Y nada de esto es una teoría conspiranoica. Para nada. Es una hoja de ruta que se va siguiendo paulatinamente y que parece que han decidido estimular a una mayor velocidad aprovechando la gran cantidad de personas que han caído en el embuste y se han dejado manipular.

Ahora toca “cambio climático”, aderezado con rebrotes y pandemias de cualquier tipo, guerras provocadas y mantenidas a la carta de las necesidades de la élite. Todo para llevar a la población permanentemente al miedo y, desde allí, ser controladas cada vez con más facilidad.

Tras una invitación de Andrés (gracias por tenerme presente), he participado en una cadena de opiniones sobre la Agenda 2030 que se ha reflejado en el siguiente vídeo:

En el Diariomedico.com leía el día 10 un artículo en el que se criticaba la aplicación de algoritmos en la gestión de personal sanitario.

Una amenaza que se cierne en el horizonte: el uso de la inteligencia artificial, o de los algoritmos, para la gestión de los recursos humanos, sin que medie intervención (ética) humana.

Esto no es ciencia ficción: la inteligencia artificial, apoyada en la gestión de datos, empieza a servir para seleccionar personal, adjudicar y cambiar constantemente tareas, controlar y medir al milímetro el rendimiento y compararlo sin matices entre miembros de un mismo equipo, predecir el absentismo laboral, establecer en base a patrones predefinidos quiénes tienen capacidad de liderazgo y quiénes no (¡ni la tendrán!), identificar con antelación quién querrá irse antes de la empresa…

Como se dice en el artículo, no es que usar esta información sea malo de por sí a la hora de mejorar la gestión de recursos humanos…, pero esto abre la puerta a la posibilidad de la explotación y alienación humana, generando el estrés consiguiente y lo que se llama un estado de “burnout” (trabajadores quemados), con la pérdida de la salud en toda su extensión.

La articulista hace mención también de la aprobación por el Parlamento Europeo de un informe elaborado por la Comisión de Empleo. En él se exponen los desafíos de un mercado cada vez más digitalizado, proponiendo medidas de cara a preservar la salud mental de los trabajadores.

¿Y qué incluye dicho informe? Pues, por ejemplo, el mal uso de los sistemas de inteligencia artificial que, unido a una falta de legislación, ya está generando una precarización de condiciones laborales y un aumento de enfermedades mentales relacionadas con el trabajo (ansiedad, depresión o el anteriormente citado “burnout” o síndrome del “quemado”).

Afirma también que un número cada vez mayor de empleadores utilizan herramientas digitales para gestionar a sus trabajadores. el 40% de los departamentos de recursos humanos de las empresas internacionales utiliza aplicaciones de IA, y el 70% las considera una alta prioridad para su organización.

Entre los considerandos del informe, también mostraba lo siguiente:

La gestión algorítmica plantea nuevos desafíos para el futuro del trabajo, como el control y vigilancia habilitados por la tecnología mediante herramientas de predicción y marcado, el seguimiento a distancia y en tiempo real de los avances y del rendimiento y el control del tiempo, y puede entrañar importantes riesgos para la salud y la seguridad de los trabajadores, en particular su salud mental, su derecho a la intimidad y su dignidad como personas. 

Y finalizaba diciendo:

Esperemos que los empleadores, públicos y privados, de este sector reparen en la necesidad de una gestión inteligente de los recursos humanos (que no es lo mismo que la aplicación de la inteligencia artificial a la gestión de los recursos humanos)…

¡¡Es la hora de la resistencia!! ¡¡Desde ya!! ¡¡No podemos esperar más!!

Contacta con otras personas sensibilizadas con el tema. No te calles, habla de estos temas abiertamente. Apoya al sector primario de tu zona (agricultores, pescadores, ganaderos), haz uso del dinero físico, evita el dinero virtual o digital, no des permiso para el uso de tus datos a ninguna aplicación de móvil o página web. No te dejes inocular sustancias que no sabes qué contienen en su estructura.

Construye redes amigas, donde haya profesionales de diversos sectores: alimentación, educación, sanidad… Acostúmbrate a reutilizar los objetos que uses; y, cuando se estropeen, intenta reciclarlos.

Intenta ser un ser humano, no un híbrido con las máquinas.

Si quieres suscribirte gratuitamente a las nuevas entradas del blog, puedes hacerlo clicando en la siguiente imagen (que está también en el margen derecho del blog). Te saldrá una ventana en la que podrás incluir tus datos, adonde quieras que llegue el mensaje-aviso de las nuevas entradas.

SUSCRIPCIÓN AL BLOGNo olvides que tendrás que confirmar la suscripción cuando te llegue un mensaje a la dirección de correo que has puesto; si no lo haces, la suscripción gratuita no se te activará.

También me puedes seguir en mi Canal de Telegram:

https://t.me/silvanobg_elartedevivir

Salud para ti y los tuyos


Comparte esta entrada

10 comentarios en “Agenda 2030: ¿Humanos o Máquinas?

  1. Hola Silvano. Yo creo que o se es de izquierda o de derechas. Y, o de es de arriba o de es de abajo.
    Y se participa de toda esta movida social aunque no se participe.
    Por lo tanto creo que hay que tomar partido o postura de acuerdo con tus valores, intereses, creencias….. Lo que me parece no bien, es estar en la queja más que en la solución.
    Mi solución es la que sea mas democrática, más ecológica, menos injusta, más igualitaria ( sobre todo), más tolerante, más laica.
    La verdad, por desgracia, no está en los grandes medios, mediatizados por los intereses de sus dueños que los utilizan como herramienta política, creo que la más eficaz de todas, para crear opinión e ideologías social según sus intereses, de hecho creo que son el primer poder,
    La verdad la busca en publicaciones más modestas en internet, podcast etc.
    Hay temas de los que entiendo mucho, otros entiendo poco y de otros no entiendo nada.
    Si un medio habla mintiendo de lo que entiendo ese pierda toda mi confianza. No puedo saber si me mienten en las cosas de las que no entiendo, prefiero no estar informado que estar desinformado o mal informado.
    Es cuestión de contrastar.
    Últimamente se están descubriendo los medios que más mienten, eso es para tenerlo en cuenta a la hora de informarse sobre cualquier tema.
    Saludos.

    • Hola, Álvaro.

      Lamento disentir en la base de esa polaridad que planteas. Es cierto que vivimos en un mundo polar pero creo que los principios básicos de los derechos humanos que planteas son totalmente transversales, no dependen de la ideología que nadie profese sino de lo que es correcto y de lo que no lo es. Nunca el engaño debe ser moneda de cambio en las relaciones entre los líderes y la población… y ya ves cómo las gastan (en todas las tendencias).

      Haces una presentación de principios generales pero no veo ninguna propuesta concreta. Creo que no sirve. Dejas en manos de los políticos lo que ya debe ser una iniciativa popular a la hora de construir redes sociales. Ésta, al menos, es mi opinión.

      Salud para ti y los tuyos.

  2. Me gustaría encontrar un artículo donde además de la crítica a la agenda 2030, que puede ser pertinente, hubiera alguna solución mejor que la propuesta en dicha agenda.
    Si solo se critica sin aportar ideas, soluciones alternativas o algo, que no sea solo crítica, lo que se está haciendo, es realidad es destruir y solo destruir. Me uniré a algo que sea capaz de aportar soluciones. ¿Porque supongo que no querréis que el mundo se quede como está ahora con tantísima injusticia, desigualdad, guerras donde no luchan los que las convocan y mueren los que no las convocan, hambre, calentamiento global, capitalismo salvaje etc etc?

    • Hola, Álvaro.

      Tienes toda la razón en lo que planteas en cuanto a la necesidad no sólo de mostrar las críticas. ¿Has llegado al final de la entrada? ¿No has visto mis propuestas? Sí, son de ámbito personal y local, pero creo que se debe comenzar por ahí.

      No estaría nada mal que tú también muestres las tuyas. Seguro que serán interesantes.

      Muchas gracias por tu comentario.

      Salud para ti y los tuyos.

  3. Muy bueno el artículo pero lo de las personas sensibiizadas con el tema debe ser como lo de las meigas. Es algo que llama la atención, sobre todo respecto a la gente de izquierdas. Supongo que influirá que ahora, estén en el gobierno.

    • Hola, Eduardo.

      Sí que me ha resultado curiosa la reacción de la izquierda en todo este proceso, en los últimos años. Se me ha caído el velo del todo: a mi modo de ver, todas las orientaciones políticas, sin diferencia de izquierdas o derechas, nos quieren conducir hacia el mismo camino.

      Salud para ti y los tuyos.

        • Hola, Álvaro.

          En estos momentos de la película, con la experiencia de estos últimos años, ya no creo ni en izquierdas ni en derechas ni en centros. Lo que veo es que los políticos han destruido la política. Entrar en el juego de la política, aunque en la teoría sería interesante para cambiar el modelo desde dentro… lo veo harto complicada.

          Salud para ti y los tuyos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.