Arte Sonoro

Comparte esta entrada

Y si el sábado pasado, envuelto en nieve, fue divertido e interesante, el domingo asistí por la mañana a la guinda del fin de semana: un concierto de un grupo “Suzuki“.
Me explico: en un pueblo cercano al mío se imparten unas clases de violín a pequeñajos, retacos que no levantan ni un palmo del suelo, a través del método “Suzuki”. La profesora, Maite, es conocida nuestra, y hace un par de cursos que intentamos que nuestra pequeña se introdujera en el mundo del violín…, pero la niña dijo que “nones” al segundo o tercer mes…
El método exige que alguno de los padres se coloque diariamente frente a su vástago con el mandamiento de generar una rutina de ensayos (unos minutos al día) con una especie de ritual, similar al que se realiza en las clases semanales con el/la maestr@ (con connotaciones reverenciales, al estilo japonés).
Dos veces al año se producen sendos conciertos en los que se muestra a un público entregado (papás y mamás babeantes ante el roce musical de los arcos frotados sobre las cuerdas de los violines). Y el domingo pasado se produjo uno de estos eventos.
Durante el concierto, van comenzando a tocar l@s más avanzad@s (ya más mayorcit@s, claro) y, progresivamente, en la medida en que las obras van siendo más asequibles a más niñ@s, van levantándose cada vez más y más niñ@s, para participar en un conjunto sonoro que eleva el espíritu de los asistentes. El último número del concierto es interpretado por tod@s l@s niñ@s…

Precioso…

A continuación expongo unas foticos del acto…


Y he aquí a la artífice del espectáculo. Gracias, Maite, por tu entrega.


Salud para ti y los tuyos.


Comparte esta entrada

4 comentarios en “Arte Sonoro

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.