Córdoba y los Médicos

CÓRDOBA Y LO SMÉDICOS

(¿Dispones de 7 minutos para leer este artículo?)

Parece que Córdoba se ha vuelto interesante para los colectivos sanitarios. Ya en octubre de 2014, la profesión farmacéutica (Organización Farmacéutica Colegial) se reunió en esta ciudad dando a conocer una Declaración de 10 puntos sobre su visión de la Farmacia Comunitaria y las apuestas a futuro.

Seis años después, y también durante el mes de octubre (del 26 al 30), le toca al colectivo médico reunirse en concilio (Asamblea General número 71 de la Asociación Médica Mundial) para sacar a la luz una Declaración de Córdoba… que no tiene desperdicio. La única diferencia notable respecto a una Asamblea General “como Dios manda” es que se ha tenido que realizar de forma virtual, anulándose los actos presenciales.

El tema principal de esta declaración a la que estoy haciendo referencia es la relación médico/paciente. Y, estando de acuerdo en la primordial necesidad de mimar esa relación humana tan importante en la que se va a poder generar el acto médico, poco menos que me da risa leerlo en estos momentos.

No quiero faltar el respeto a nadie pero que ahora me venga la Asociación Médica Mundial, con el Presidente del Consejo General de Colegios Oficiales de Médicos (CGCOM) español, y de la Ordem dos Médicos (ODM) de Portugal como anfitriones, a resaltar sobre un papel la importancia de la relación médico/paciente, con “la que está cayendo” en la atención primaria en nuestro país…

Voy a entresacar varias frases de esta declaración, pero no hay peligro de que con ello descontextualice lo expresado, puesto que no hay en el documento otro contexto más que el de mostrar lo importante de la relación médico/paciente.

Para entender lo que viene a continuación, las frases elegidas las he editado en entrecomillados y con letra “cursiva”, y mis comentarios van a continuación en “negrita”.

  • Es un espacio de creatividad donde se intercambia información, sentimientos, visiones, ayuda y apoyo.”

¿Creen mis excelentísimos colegas que este espacio de creatividad se logra forzando a las personas a que, cuando necesiten asistencia médica, tengan que llamar por teléfono, en ocasiones esperar a que (tras varias llamadas infructuosas) sean preguntados por administrativos sobre el motivo de la llamada?

  • “Surge de la obligación del médico de aliviar el sufrimiento y respetar las creencias y la autonomía del paciente.

¿Mis excelentísimos colegas piensan que esto es posible a través de una conversación telefónica?

Desde aquí mis respetos por la asociación “Teléfono de la Esperanza”, muchas veces último agarradero de personas sin esperanza en la vida. Interesante saber que esta ONG ha aumentado en casi un 50% su labor durante la pandemia.

¿Piensan mis excelentísimos colegas que el paciente es autónomo ante esta medida impuesta de atención telefónica?

  • “Es el núcleo fundamental del ejercicio de la medicina, tiene un alcance universal y busca la mejora de la salud y bienestar de la persona.

¿A quién se lo están diciendo? ¿A los Gobiernos autonómicos, al Gobierno estatal, a los distintos Gobiernos mundiales? ¿A los médicos que se ven ninguneados y, a la vez, expuestos a lo irracional de las medidas que dirigen su trabajo asistencial? ¿A la población en general, posibles futuros pacientes?

  • “Esto es posible gracias al intercambio de conocimientos, la toma de decisiones comunes, la autonomía del paciente… …es un componente inherente de la relación que puede ser terapéutica en sí misma.”

¿Toma de decisiones comunes? ¿Autonomía del paciente? ¿Qué puede hacer una persona cuando se enfrenta, quiera o no quiera y sin ninguna razón, a un hisopo que pretenden introducir hasta el fondo de la rinofaringe?

¿Creen mis excelentísimos colegas que la actual relación médico/paciente es terapéutica en sí misma?

  • “Es fundamental para la atención centrada en el paciente. Requiere que tanto el médico como el paciente sean participantes activos en el proceso de curación.”

¿Están afirmando mis excelentísimos colegas que el paciente es el actual centro de atención de la asistencia médica y que son participantes activos de su proceso de curación?

  • “Busca alcanzar lo que es más apropiado para los pacientes en base a evidencia científica.”

¿Me están diciendo mis excelentísimos colegas que el actual modelo asistencial “a distancia” es el más apropiado para los pacientes?

¿En qué base científica se están apoyando para seguir apoyando la irracional asistencia telefónica de las personas con necesidad de atención sanitaria? 

  • “En la actualidad, la relación médico-paciente está frecuentemente amenazada por influencias tanto dentro como fuera de los sistemas de salud.”

¿Ahora se han enterado mis excelentísimos colegas que la relación médico/paciente está siendo atacada, sin duda, cual barco por debajo de su línea de flotación?

  • “Notamos una creciente tendencia a:

    • La tecnologización de la medicina, que a veces lleva a una visión mecanicista de la atención médica, descuidando las consideraciones humanas.

¿Notamos una creciente tendencia a la tecnologización de la Medicina? ¿En serio que lo notáis?

    • El debilitamiento de las relaciones de confianza entre las personas en nuestras sociedades, lo que influye negativamente en las relaciones sanitarias; 

¿Relaciones de confianza entre las personas? Cuando vosotros, excelentísimos colegas, soois los primeros que estáis inculcando a la población (por acción y por omisión) el temor a que el familiar, el vecino y, mucho más, la persona desconocida que me encuentre por la calle, me pueden contagiar de algo peligroso para mí y los míos.

    • Un enfoque principal en los aspectos económicos de la atención médica en perjuicio de otros factores que, a veces, plantean dificultades para establecer verdaderas relaciones de confianza entre el médico y el paciente.”

Esto sí que me produce una risa histérica de no poder parar… ¿Hablan mis excelentísimos colegas de intereses económicos en la sanidad? ¿Podrían ser un poco más explícitos?

  • “La relación nunca debe estar sujeta a interferencias administrativas, económicas o políticas.”

¿Se han fijado mis excelentísimos colegas en quiénes están elaborando y dictando las normas de obligado cumplimiento para la profesión médica y la población en general?

Dicen basarse en la Declaración de Ginebra, el Código Internacional de Ética Médica y la Declaración de Lisboa sobre los Derechos del Paciente. Creo que tendrán que volver a leerse dichos documentos y compararlos con la situación actual que estamos viviendo.

Y la declaración acaba con unas recomendaciones de la AMM y sus miembros constituyentes.

  1. Reafirman que la autonomía profesional y la independencia clínica son componentes esenciales de la atención médica de alta calidad y profesionalismo médico, que protegen el derecho de los pacientes a recibir la atención médica que necesitan.”

Como intenciones no están nada mal. Lo malo es que solamente parece ser un “brindis al Sol” entre canapés (virtuales).

  1. Instan a todos los agentes implicados en la relación médico-paciente, (gobiernos y autoridades de salud, asociaciones médicas, médicos y pacientes) a defender, proteger y fortalecer esta relación médico-paciente, en base a una atención de alta calidad, como un patrimonio científico, sanitario, cultural y social.”

¿Y si mis excelentísimos colegas se alejaran por un momento de los planteamientos teóricos y se plantearan cómo lo quieren poner en práctica?

Y, no menos importante, ¿cuándo se van a posicionar en el frente de la batalla que se está fraguando en la atención sanitaria del primer escalón?

  1. Piden a los miembros constituyentes y a los médicos que defiendan este modelo de relación como núcleo fundamental de todo acto médico centrado en la persona, que defiendan la profesión médica y sus valores éticos, incluida la compasión, competencia, respeto mutuo y autonomía profesional y apoyar la atención centrada en el paciente.”

¿Como los grandes generales trazando planes para que sean los de primera fila los que hagan lo que puedan, con las manos atadas y las bocas vendadas por el miedo a un expediente disciplinario?

  1. Reafirman su oposición a la interferencia gubernamental, de otros agentes y administraciones institucionales en la práctica de la medicina y en la relación médico-paciente.” 

¿Y entonces, qué hacer? ¿Negarse? ¿Montar una huelga general de médicos asistenciales? No, aquí sólo parece que se puede movilizar al colectivo médico cuando se trata de temas que tocan el bolsillo y de posibles “intromisiones” por parte de otros médicos foráneos.

  1. Reafirman su dedicación a proporcionar un servicio médico competente con total independencia profesional y moral, con compasión y respeto por la dignidad humana.”

¿Cómo lo van a hacer mis excelentísimos colegas?

  1. “Se comprometen a abordar los factores emergentes que podrían representar una amenaza para la relación médico-paciente y tomar medidas para mitigar esos factores.”

Señores… Estamos esperando desde marzo.

En fin. No quiero ser pesimista, pero veo que los Colegios de Médicos sólo se soliviantan cuando algún médico colegiado osa salir a la palestra denunciando la situación irracional que estamos viviendo.

Desde colectivos como Médicos por la Verdad, sólo exigimos evidencia científica de todas y cada una de las medidas irracionales que estamos siendo obligados a cumplir bajo amenaza policial y judicial.

Si el sabio Maimónides levantara la cabeza…

Si quieres suscribirte gratuitamente a las nuevas entradas del blog, puedes hacerlo clicando en la siguiente imagen (que está también en el margen derecho del blog). Te saldrá una ventana en la que podrás incluir tus datos, adonde quieras que llegue el mensaje-aviso de las nuevas entradas.

SUSCRIPCIÓN AL BLOGNo olvides que tendrás que confirmar la suscripción cuando te llegue un mensaje a la dirección de correo que has puesto; si no lo haces, la suscripción gratuita no se te activará.

Salud para ti y los tuyos.

2 comentarios en “Córdoba y los Médicos

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.