Cuál es la Salida (2 de 2)

CUÁL ES LA SALIDA(¿Dispones de 9 minutos para leer este texto?)

En esta entrada voy a finalizar lo comenzado en la primera parte de “Cuál es la Salida”.

Como ya es habitual en este blog, y como deferencia a las personas que prefieren escuchar a leer, voy a colgar a continuación el vídeo del texto.

Si en mi anterior texto relataba la tendencia general orquestada de cara a seguir mirando hacia adelante con miedo (OMS, asociaciones profesionales del mundo sanitario, medios de comunicación, políticos), y concluía que ésa, evidentemente, no era la salida, me voy a centrar ahora en comentar sobre la única salida que las mismas voces han propuesto desde el inicio de 2020: las vacunas frente a la Covid-19.

Ya desde un principio me posicioné frente a eso que llamaron y siguen llamando “vacunas” y formé parte del grupo de médicos que en España, y bajo la denominación “Médicos por la Verdad”, realizamos un exhaustivo estudio y revisión del material que había sobre las diversas plataformas de “vacunas”.

Sacamos dos documentos: un dossier amplio, con casi 200 citas bibliográficas, y un pequeño texto de tres páginas para las personas que les costara seguir el dossier completo. A la hora de leer estos textos, es necesario saber que fueron sacados a la luz en diciembre de 2020. Posterior a esta fecha ha llovido bastante más información sobre el tema.

A la vista de lo que ha ocurrido en el mundo respecto a estas “pseudovacunas”, la carrera la ganaron los productos con estructura genética. Así, pues, les llamo “fármacos experimentales de terapia génica”. Algo que no les gusta nada a los voceros del sistema. Hay cuatro razones de peso para reafirmar el concepto:

  • Son fármacos, productos farmacéuticos. ¿No es así?
  • Están en fase de experimentación, dado que únicamente se han obtenido unas autorizaciones de uso por emergencia. ¿No es así? De hecho, sus estudios de fase 3 no han concluido, llevando a la población mundial a ser conejillos de indias de una fase 4 de impresionante envergadura.
  • Esas sustancias experimentales tienen una función (aparentemente) terapéutica. ¿No es así?
  • Al utilizar fragmentos del código genético del bicho, cuya labor sería sintetizar en las personas inoculadas la proteína “spike”, es un fármaco de terapia génica. ¿No es así?

Entonces, no entiendo ese rasgarse las vestiduras cada vez que escuchaban esta forma de nombrar a esos productos. Son lo que son.

Qué poco se habla de que ya había estudios iniciados en EE.UU. con la denominación Covid-19 antes de la aparente identificación del “virus agresor”. Existen patentes que así lo demuestran. Así como se habla de los tejemanejes entre la empresa Moderna y altas instancias de la salud pública norteamericana.

También se sabe ahora que el Departamento de Defensa de los EE.UU. (DOD) a través de la Agencia de Reducción de Amenazas de Defensa (DTRA) contrató a Labyrinth Global Health INC., una empresa ucraniana (¿casualidad?), para la investigación sobre Covid-19, atención, con fecha 12 de noviembre de 2019. Un mes antes de la supuesta aparición del nuevo coronavirus y tres meses antes de que se le bautizara oficialmente como Covid-19. ¿A nadie le genera ningún resquicio de sospecha? No son teorías de la conspiración sino datos concretos, reales.

Bueno, pues las empresas farmacéuticas no sólo se pusieron a investigar y producir esos fármacos experimentales a lo largo del año 2020, sino que comenzaron la vacunación masiva de la población en el mismo diciembre de 2020.

No quiero ser pesado en los antecedentes pero no puedo dejar de referirme a ellos:

  • Falta de estudios suficientes y transparentes sobre la seguridad y eficacia de esos fármacos experimentales de terapia génica.
  • Desaprobación de fármacos alternativos que demostraron su efectividad con dosificaciones adecuadas y en fases tempranas de la enfermedad. Y prohibición de su uso por parte de los médicos en su práctica profesional.
  • Ocultación deliberada de datos a la población por parte de las empresas farmacéuticas y de los reguladores.
  • Menosprecio absoluto de la inmunidad natural producida por la enfermedad en las personas sanas.
  • Connivencia de las agencias reguladoras de fármacos con los fabricantes de estos productos experimentales para su autorización para uso de emergencia.
  • Alta traición de la Comisión Europea al pueblo que les eligió al negar la posibilidad de ver los contratos firmados con las compañías farmacéuticas.
  • La exoneración de todo tipo de responsabilidades a los laboratorios farmacéuticos que supuestamente han logrado salvar al mundo, con la total seguridad de llenarse sus ya grandes bolsillos con cifras exorbitantes, con tantos ceros que se me escapan a mi comprensión.
  • Los servicios de farmacovigilancia de los diversos países haciendo el paripé de que velan por la transparencia en la vigilancia de los posibles efectos adversos producidos por estos fármacos. Y es que, además, se lo creen. Las notificaciones, que son voluntarias y engorrosas de realizar, se calcula que sólo llegan al 1-10% de los efectos adversos reales.
  • Mientras tanto, la censura campando por doquier en los países que se tenían por democráticos, arremetiendo sin piedad y sin rigor científico a todo aquél que se atreviera a cruzar la frontera del Mississippi delimitada por la versión oficial de la situación.
  • Toda una campaña orquestada a nivel mundial para inocular a todo lo que se meneara, rodeado de un fondo musical de superhéroes de Marvel, dando la espalda  a las consecuencias de tal hecho.
  • Sobrepasando con creces la capacidad de burlar y destruir los derechos y libertades de la población, la aparición de la superestrella de este último año de perversión antidemocrática: el pasaporte vacunal. Una medida que se aprobó en Europa para facilitar el tránsito a la población ente países de la Unión pasó a ser el mayor instrumento de control de la población en base a un delito de discriminación sin precedentes recientes.

Y, para colmo, desde hace ya bastantes meses estamos asistiendo al fallo estrepitoso de estos fármacos y al descrédito de los poderes públicos. ¿Os acordáis de que estábamos asistiendo a una “pandemia de no vacunados”? Pues va a ser lo contrario.

TASA MORTALIDAD COVID ISRAEL vs. ÁFRICAMiremos a los países en los que más se ha vacunado. Israel se tomó como el experimento general de Pfizer. Tras una aparente victoria frente al bicho, su gozo en un pozo: la inmunidad frente a las variantes producidas como escape de esos fármacos, desaparecía a los pocos meses. Ya van por la quinta dosis… y las cifras de afectados siguen estando ahí.

Aquí vemos una comparativa entre la mortalidad por Covid-19 entre Israel, ampliamente inoculado y los datos globales de África, con una mortalidad insignificante y unas tasas de inoculación mínimas. ¿Por qué ese empeño en inocularles? ¿No tienen ya bastante con las condiciones de vida carentes de lo básico para vivir? Agua, alimentos y un clima sin violencia. Eso es lo que necesitan, no inoculaciones. Pero precisamente eso… parece que no importa.

CANADÁ AFECTADOS COVID SEGÚN VACUNACIÓNQue en Canadá, las personas fallecidas por Covid, en su amplia mayoría son personas vacunadas (4 de cada 5 muertes)… parece que no importa.

Que en Inglaterra, tras el inicio de la vacunación de niños y adolescentes se contabilizó un aumento de la mortalidad general en estas edades de un 44% sobre un promedio de cinco años atrás… parece que no importa.

Que en un crucero en el que toda la tripulación y pasajeros estaban al 100% vacunados y con una prueba negativa como requisito para entrar, se haya producido un brote Covid fantasma… parece que no importa.

Que en un hospital de Estocolmo se haya comprobado entre los trabajadores sanitarios completamente inoculados (con el refuerzo incluido) una incidencia acumulada del 22% en cuanto a infecciones por la variante Ómicron, con cargas víricas elevadas y detección de virus infectivo hasta 9 días, preparado para su transmisión… parece que no importa.

MUERTES FIFAQue al menos 769 atletas o deportistas hayan colapsado en el campo de juego entre marzo de 2021 y marzo de 2022; que las cifras de muertes por fallo cardiaco en futbolistas profesionales (controlados por la FIFA) fueron un 300% mayores que la tasa promedio de los años anteriores… parece que no importa.

VAERS - TASA DE MORTALIDAD POR MILLÓN DE VACUNADOS (2006-2021)Que las cifras de efectos adversos a estos fármacos, con una mortalidad hasta ahora nunca vista por el uso de vacunas, se multiplican en una escala inadmisible para el sentido común… parece que no importa.

VAERS MUERTES TRAS INOCULACIÓN COVID vs. GRIPEQue las muertes tras las inoculaciones Covid en 2021 superan enormemente las relacionadas con las vacunas contra la gripe de toda la última década… parece que no importa.

Que la proteína elegida para estas inoculaciones, la célebre “proteína spike” es tóxica por sí misma, sin la necesidad de que haya un virus entero… parece que no importa.

Que existen receptores a estas proteínas de pico por todo el organismo, pudiendo causar lesiones inflamatorias en cualquier territorio (vasos sanguíneos, corazón, tubo digestivo, bazo…)… parece que no importa.

Que los productos inoculados se mantienen en los organismos mucho más tiempo del que aseguraron los fabricantes y las agencias reguladoras de fármacos y que esas nanopartículas atraviesan las barreras de protección al cerebro (la barrera hematoencefálica) y al feto (la placenta)… parece que no importa.

Que el temor de que ese ARN-mensajero inoculado pudiera transformarse en ADN en las células diana de las personas se haya hecho realidad con consecuencias todavía no estudiadas… parece que no importa.

Que los virus, según la teoría microbiana imperante en la Biología, como los presos en una cárcel, van a intentar escapar del acorralamiento de las inoculaciones, generando nuevas variantes… parece que no importa.

Que aunque las nuevas variantes, por ejemplo la actual Ómicron, sean bastante diferentes al primer virus de Wuhan, se sigan inoculando con los mismos productos que al principio y se vea que la inmunidad desciende estrepitosamente con unos pocos meses… parece que no importa.

Que al estudiar nuevas inoculaciones más específicas a Ómicron parece que se observa el efecto denominado “Pecado antigénico original”, por el que el sistema inmune de la persona inoculada responde generando anticuerpos contra las cepas anteriores con las que ha tenido contacto (en este caso la cepa de Wuhan) y no tanto contra la variante inyectada… parece que no importa.

DR. CAMPRA - GRAFENO EN VIALES DE VACUNASQue además de las nanopartículas declaradas parece haber en los viales otras sustancias que no debieran estar (grafeno y demás cuerpos extraños observados a microscopio)… parece que no importa.

Que se evite relacionar la interacción del proceso Covid con la realidad electromagnética ambiental que nos inunda cada vez más (redes inalámbricas sin estudios que comprueben su seguridad)… parece que no importa.

Que la OMS, como ya escribí en la parte final de esta entrada, esté propiciando un plan de control de la sanidad de los países adscritos a través de un tratado internacional de emergencias que ya está siguiendo su hoja de ruta en los diversos países miembros… parece que no importa.

Y podría seguir hasta la eternidad mostrando unas cuestiones que deberían importar cuando se trata de la salud a nivel personal y a escala mundial. Al menos a mí sí que me importan.

Está visto que la inoculación masiva no es la salida a esta crisis global en la que nos han metido. Entonces, ¿cuál es o podría ser la salida?

Visto que el sistema sociopolítico en el que estamos está completamente dirigido hacia un mundo globalizado controlado por tecnócratas que se auto-colocan por encima del bien y del mal y que su única receta es inocular y controlar a la población, la primera vía para vislumbrar una solución podría ser evitar caer en ese sistema de control:

  • Normas personales básicas: respira aire lo más sano posible, come lo más sano posible, haz algo de ejercicio físico, elige bien con quien te relacionas.
  • Utiliza dinero en metálico todo lo que puedas, frente al dinero digital.
  • Usa racionalmente el teléfono móvil.
  • Evita mostrar datos personales de tu día a día en las redes sociales.
  • Únete a grupos de cercanía para crear vínculos, relaciones sanas, y construir estructuras de servicios básicos: monedas locales, alimentación de cercanía, educación respetuosa con la realidad de cada ser humano, autogestión de la salud integral, ocio y esparcimiento…

Todo debe comenzar desde la propia persona. Ya no podemos esperar a que las cosas sucedan, a que se nos sirva todo en bandeja, pues ya hemos visto hacia dónde nos dirigen. Ejerce tu propio poder soberano

Mira a tu alrededor, relaciónate con personas afines. ¡Atrévete! Hay mucho por hacer.

Si quieres suscribirte gratuitamente a las nuevas entradas del blog, puedes hacerlo clicando en la siguiente imagen (que está también en el margen derecho del blog). Te saldrá una ventana en la que podrás incluir tus datos, adonde quieras que llegue el mensaje-aviso de las nuevas entradas.

SUSCRIPCIÓN AL BLOGNo olvides que tendrás que confirmar la suscripción cuando te llegue un mensaje a la dirección de correo que has puesto; si no lo haces, la suscripción gratuita no se te activará.

También me puedes seguir en mi Canal de Telegram:

https://t.me/silvanobg_elartedevivir

Salud para ti y los tuyos

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.