El Caso Laporte

Comparte esta entrada

EL CASO LAPORTE(¿Dispones de 6 minutos de tu tiempo para leer este texto?)

En la anterior entrada a mi página “El Arte de Vivir”, cuyo protagonismo lo detentó el Dr. Joan-Ramón Laporte Roselló con motivo de su comparecencia en el Congreso de los Diputados el 7 de este mes de febrero, he recibido un comentario al que deseo contestar con tiempo, tranquilidad y espacio suficientes.

Como ya es costumbre en esta página, voy a colgar a continuación un vídeo en el que muestro el contenido de este texto. Siempre hay personas que prefieren escuchar a leer.

El hecho de valorar el testimonio de la posición del Dr. Laporte en esta Comisión en el Congreso de los Diputados, no quiere decir que personalmente esté de acuerdo con todas y cada una de sus afirmaciones.

Este profesional veterano ha dado muestra de su integridad en muchos momentos y, personalmente, puedo suponer con facilidad que lo que dice es lo que realmente piensa. No pongo en duda su credibilidad. Y no me imagino que pase por su cabeza, ni menos utilice su presentación, para manipular subliminalmente a nadie, tal como leo en el comentario que he recibido.

Así como él, yo también creo que ha habido una pandemia real… pero que se acabó en mayo de 2020. Lo demás, las subsiguientes olas, para mí ha sido una exageración de primer orden a través del uso desmesurado de las dichosas PCRs y de las medidas no farmacológicas (confinamientos, mascarillas, bloqueos, coartación de derechos de movimiento y relación social), fuera de lugar, que han tomado la mayoría de los gobiernos.

La evolución de lo que sería una epidemia clásica se habría continuado con la inmunización natural de la población sana y la aparición de alguna ola posterior de menor intensidad que diera por terminado el proceso. No dejaron que sucediera.

El problema es que las autoridades (tanto gubernamentales como sanitarias de las diversas autonomías), junto a la inoperancia/connivencia de los Colegios de Médicos, no han permitido que esto sucediera, produciendo el pánico en la población a través de los medios de comunicación.

Que hay unos virus pululando relacionados con este proceso… para mí no hay duda. Pero es que vivimos dentro de un océano de virus, extraños y también propios. Es algo coexistente a nuestra vida. No podríamos vivir sin ellos. Es increíble cómo se nos ha inculcado la creencia pseudocientífica de que los virus (en otros casos, las bacterias) son el enemigo a batir.

Pero tampoco dudo en absoluto de que el proceso pandémico ha sido multifactorial, en el que no es ajeno el componente electromagnético (y no sólo la red 5G). Ahora, tras el descubrimiento del Dr. Pablo Campra sobre la identificación de grafeno y no sólo de grafeno en unos viales de las llamadas “vacunas”, parece que los responsables científico/políticos no han tenido tiempo de leer su estudio.

No sólo no se apoyan estudios complementarios al realizado por el Dr. Campra (él mismo plantea esa necesidad) sino que se extiende el “mutis por el foro”. Para cualquier mente cabal (y al emplear esta palabra me ha dado un “repelús”) es inaudito que intenten hacer desaparecer ese descubrimiento del escenario donde la vedette principal es la “vacuna”.

Voy a citar algunas de las pegas que me han trasladado en el comentario a la presentación del Dr. Laporte :

¿Cómo es posible que un tratamiento médico, reduzca drásticamente la enfermedad grave, pero no disminuya su mortalidad ?

Pues sí que es posible. Los estudios clínicos se organizan con una serie de objetivos (primario, secundarios). Y puede ser que una enfermedad no se extienda mucho, no tenga muchos casos graves pero, de los que lleguen a esa gravedad, fallezcan muchos, una gran proporción. Los números, las proporciones darán resultados según los objetivos marcados (sea el control de síntomas leves, moderados, graves o muertes).

Si es El Gran Negacionista, con una gran preparación y el Gobierno y las redes han incluso censurado a su propio Congreso, será que lo que está diciendo tiene mucho peso, por tanto, nosotros siendo negacionistas, nos ponemos mínimo dos dosis, pues es obvio que él, se ha puesto dos dosis (pero nunca 3 o 4, en principio) . (Nótese que expongo un falso pensamiento que quieren inducir).

Creo que la pega que se le pone aquí a lo que el Dr. Laporte ha expresado es como demasiado retorcida para mi forma de ser y de ver las cosas.

En primer lugar, yo no me considero un “negacionista”. Yo tengo mis propias convicciones. En algunas cuestiones que afirma, estoy con el Dr. Laporte; en otras, no. Y es evidente que él no es tampoco ningún negacionista. Habría que comenzar a definir eso del “negacionismo”.

En segundo lugar, no sé de dónde saca la persona que hace el comentario la conclusión de que el mensaje que nos lanza el Dr. Laporte es que él se ha vacunado de dos dosis y que los “negacionistas” nos tenemos que poner también al menos esas dos dosis… Yo no lo leo así.

Si dice que disminuye la enfermedad grave, será que dicha enfermedad existe y, claro, lo que yo no quiero es “caer gravemente enfermo”. Me da igual que luego me digan que no disminuye su mortalidad, pues lo que yo no quiero es ponerme gravemente enfermo y terminar intubado . (Nótese que expongo un falso pensamiento que quieren inducir).

La verdad es que no hay por dónde coger estas ideas…

¡Pues claro que hay una enfermedad!… Incluso, diría yo, varias enfermedades entremezcladas… a las que se le ha puesto el nombre de Covid-19. Lo que no tengo tan claro es la causa o causas últimas de la misma. Es evidente que la gente se ha muerto de algo, aunque la enfermedad haya sido el empujoncito final.

También se puede ver claro que nadie desea pasar por una enfermedad grave, de ningún tipo. Pero llegar a esa idea general no nos pone en el camino de tener que inocularnos nada como lo que se nos está ofreciendo. Llegar o no a una enfermedad grave va a depender de muchas más variables, entre las que tienen un gran peso la forma de vida.

Creo que las personas que nos hemos colocado como disidentes de esta locura tenemos la suficiente inteligencia como para no caer en ese tipo de triquiñuelas” que el comentario sugiere.

Y ahora que se aplaude hasta con las orejas el informe del experto en farmacovigilancia Ramon Laporte, resulta raro que casi nadie se haga eco, como sí hemos hecho aquí, de lo que omite, y de la paradójica afirmación, pese a todo lo que suelta, de que las inoculaciones en adultos eran y siguen siendo recomendables hasta 1 o 2 dosis, quizás 3. ¿Es que sólo nosotros lo hemos oído?

Ya he comentado desde un principio que estoy de acuerdo con algunas de las afirmaciones del Dr. Laporte, la mayor parte, pero no con todo lo que dice.

Creo que cada cual es (o debería ser) bien libre a la hora de escuchar las opiniones de los diversos expertos, seguir escuchando y leyendo, informarse lo más ampliamente posible, y luego conformar su propio criterio. Eso, al menos, es lo que yo intento hacer continuamente.

En este caso, tengo claro que no voy a reforzar la parte de su presentación que no suscribo; en cambio, sí me va a parecer interesante recoger de sus afirmaciones las que comparto. Y eso me parece lo normal en cualquier caso.

A lo mejor seré un inocente… pero no me parece que el Dr. Joan-Ramón Laporte haya formado parte activa, consciente y voluntaria de este juego al que nos metido de narices. Creo que defiende sinceramente lo que han sido sus criterios dentro de una profesión, la Farmacología Médica, tan tendente al mercantilismo, y de la que ha intentado en muchas ocasiones identificar y limpiar sus manchas.

Si quieres suscribirte gratuitamente a las nuevas entradas del blog, puedes hacerlo clicando en la siguiente imagen (que está también en el margen derecho del blog). Te saldrá una ventana en la que podrás incluir tus datos, adonde quieras que llegue el mensaje-aviso de las nuevas entradas.

SUSCRIPCIÓN AL BLOGNo olvides que tendrás que confirmar la suscripción cuando te llegue un mensaje a la dirección de correo que has puesto; si no lo haces, la suscripción gratuita no se te activará.

Salud para ti y los tuyos


Comparte esta entrada

2 comentarios en “El Caso Laporte

  1. Muchas gracias.
    Gracias porque me has ido ayudando durante todo este tiempo plagado de incertidumbre y desasosiego. Creo que he ido escogiendo para mis hijos y para mi el mejor camino.Un abrazo grande
    P.D: negacionista,harrrrrta de esta palabra que no se de dónde se la han sacado.
    Un gran abrazo!

    • Hola, Leire.

      Lo que me he propuesto a lo largo de estos dos largos años es dar información contrastada, con base, que no salía en los medios de comunicación ni, por supuesto, de nuestras autoridades, tanto gubernamentales como sanitarias, y que pudiera servir para que las personas tomaran sus decisiones con un espectro más amplio de información. Me alegra de que te haya servido.

      Salud para ti y los tuyos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.