Engaños en Toda Regla

Imagen de Sarah Richter en Pixabay

¿Dispones de 6 minutos de tu vida para leer este artículo?

Los motores parece que se van calentando con la canícula… Fiebre de brotes y rebrotes por aquí y por allá, tímidas voces denunciando esta distopía a la que nos han sumido. A las personas a las que todo esto nos parece, además de una serie de engaños en toda regla, una locura, nos toca ya arrimar el hombro y salir de nuestra zona de confort.

Cuando intentamos mostrar esos engaños públicamente, las grandes plataformas (youtube, facebook…) cierran filas y censuran directamente los vídeos y noticias. Ya hay una serie de equipos “de la verdad” que se erigen en únicos portadores de la misma y se sienten con la autoridad para borrar de las redes todo tipo de salida tangencial a la Verdad del Gran Hermano. Al puro estilo Orwelliano.

Paso a copi-pegar el último artículo que he escrito para el medio navarradigital.es. Desde aquí agradezco su valentía a la hora de permitirme expresar en voz alta en su medio todas estas cuestiones tan incómodas par un medio de comunicación en estos momentos.

Los temas se amontonan y no doy a basto para sacar adelante tanta necesidad seguir con atención la actualidad, el correo electrónico, los grupos en los que comparto información, ahora también “Médicos por la Verdad”

Pero ha ocurrido algo que ha saltado a primera posición de mis prioridades en cuanto a temas a escribir. He leído la noticia de que los laboratorios farmacéuticos que están participando en la carrera hacia “la vacuna ideal” para el SARS-Cov-2, están “negociando” ser exonerados de cualquier tipo de responsabilidad por los posibles efectos adversos de sus vacunas. ¡¡¡Menudo chollo!!!

Voy a ir relatando, más o menos, según han ido ocurriendo los hechos, para poder seguir un hilo claro.

“Por arte de birlibirloque”, se crea una situación catalogada de pandemia por un nuevo bicho (que no se ha purificado ni aislado como corresponde) que aparece en Wuhan, China. Un fenómeno ya anunciado previamente por el inefable Bill Gates y sus tentáculos (Evento 201, etc, etc.), y hasta por “los Simpson” (increíble pero cierto).

Desde, al menos, principios de año, se alimenta diariamente en los medios de comunicación el “miedo al lobo”. Y, en lugar de preparar a la población para mejorar su estado de ánimo y aconsejar medidas constructivas de inmunidad, se ceban en avisar de las consecuencias económicas ante una crisis global y comienzan a radiar cifras de muertos por doquier.

Con los hospitales medio llenos por los últimos coletazos de la gripe estacional, aparece un aluvión de personas con síntomas compatibles con la nueva plaga. Veo necesario apostillar que la apariencia clínica de estos nuevos casos era muy similar, de entrada, con un cuadro gripal fuerte con tendencias neumónicas.

Sin equipos adecuados para que los sanitarios pudieran atender con seguridad a las personas que iban llegando a los hospitales y su masificación, los hospitales se convierten en los grandes focos de la enfermedad. Sobre todo, en Italia y en España.

Los ancianos, adonde apunta el bicho con más decisión (como es normal), mueren en las residencias, en general, sin un tratamiento adecuado y con grandes dificultades para compartir esos últimos momentos con sus seres queridos. Gran tragedia donde las haya.

Todo esto convierte al SARS-COV-2 como el protagonista de una situación de alarma mundial, global.

“pelillos a la mar” en cuanto al origen de todo este lío: Wuhan y sus laboratorios (construidos y cofinanciados por Francia, Canadá, EEUU…); un científico de Harvard en el ramo de nanotecnología-microchips detenido por temas fiscales por ingresos provenientes de Wuhan…

Intereses político-económicos de alto nivel (China vs. EEUU por un lado, Europa como convidada de piedra). Hegemonías sobre el mapa mundial. ¿Dónde está el interés por la población? ¿Qué culpa tiene el pobre pangolín?

La OMS está dirigida en estos momentos por un señor que en su país de origen (Etiopía) hizo un “carrerón” digno de ser estudiado, por el que, parece ser, hizo méritos para ocupar su actual puesto. Increíble. Pues esta OMS dice y se desdice en menos de 24 horas en temas tan importantes para la salud pública como la posible transmisibilidad de personas asintomáticas.

En el campo de batalla hospitalario se buscan con ansiedad remedios para las personas afectadas por la COVID-19. Se experimenta con todo lo que aparentemente pueda servir.

Se ve que una gran cantidad de personas que son intubadas en las UCIs no soportan la situación y fallecen masivamente. Esto no es un proceso neumónico vírico “normal”. Este mensaje lo intentan expresar médicos norteamericanos obligados a guardar silencio, y a los que se les amenaza continuamente.

Se dejan de hacer autopsias en España por recomendación del Ministerio de Sanidad, pero… es que en otros países también se dejan de hacer.  ¿Cómo? ¿De qué forma vamos a saber de qué están muriendo las personas como moscas?

En Italia, unos compañeros se saltan la presión para no hacer autopsias a los fallecidos por posible COVID-19 y descubren que hay una forma de enfermar que no se conocía antes en los virus respiratorios: un fenómeno llamado “Coagulación Intravascular Diseminada” que genera tromboembolismo pulmonar y en otros órganos.

Esto abre los ojos a los médicos para comenzar a utilizar tratamientos con corticoides y heparinas, y antibióticos para prevenir infecciones bacterianas posteriores, y así evitar la utilización indiscriminada de respiradores artificiales, verdaderas “máquinas de matar personas” hasta entonces.

Entre tanto, en nuestro país, sigue el desabastecimiento de equipos de protección y pruebas detectoras del SARS-COV-2. Cabe recordar el fiasco de las compras masivas de mascarillas y pruebas diagnósticas inservibles. Y aquí no ha pasado nada.

La Medicina se remueve buscando tratamientos farmacológicos efectivos contra el nuevo virus, ya mirando obstinadamente hacia una nueva vacuna milagrosa que nos va a salvar a la humanidad de esta “grave crisis sanitaria mundial”.

Asistimos a informaciones de algunos médicos intentando rescatar tratamientos de uso contra la malaria (Hidroxicloroquina) y que podrían ser útiles, asociados a Vit C , Zinc y Azitromicina en esta forma evolutiva del COVID-19.

De forma inmediata, la industria farmacéutica con sus acólitos intenta tumbar ese uso (“excesivamente barato”) incluso a través de estudios publicados en grandes revistas científicas… pero con un gazapo, con una trampa. Los datos no pueden ser verificados, contrastados por otros equipos… y, al final, estos estudios son recusados por sus propios autores.

Pero el daño ya está hecho, y la Hidroxicloroquina se ha defenestrado. Por contra, avanza el ritmo de las investigaciones hacia la indicación de un antiretroviral (Remdesivir), casualmente, con un precio de tratamiento de unos 2.500$ (frente a los 11’44€ de la Hidroxicloroquina).

Pero como no hay eficacia plena en los arsenales terapéuticos, la esperanza se sigue poniendo diariamente, en cada salida al público de cualquier persona que hable de COVID-19, en la nueva vacuna.

Ya parece que íbamos teniendo pruebas PCR disponibles, aunque la curva epidémica hubiera desaparecido allá por el mes de mayo, se instaura la orden de hacer PCR a cada persona que aparezca en el hospital y en centros de atención primaria por el motivo que fuere.

Dado que las PCR, se pongan como se pongan, no identifican específicamente al bicho, van saliendo a la prensa diaria casos nuevos de COVID-19 en forma de brotes-rebrotes o como los quieran llamar. Pero, curiosamente, la mayoría de los casos son asintomáticos.

Esto ya clama al cielo: ¿una enfermedad cuyo síntoma principal es no tener ningún síntoma?… ¿Es un chiste de Gila? Y lo malo de eso es que las personas van a ser puestas en cuarentena, se van a rastrear a las personas cercanas con las que ha habido contacto y se les va a chequear con nuevas PCR… que, en algunos casos, normalmente, van a dar positivo.

Y cada gobierno de cada autonomía, para mostrar fuerza, entereza ante el bicho, comienza a “sacar bola” emitiendo órdenes de marcha atrás en esa “nueva normalidad”, en la implantación de mascarillas incluidos los espacios abiertos, playas, incluso estando solo en el campo… Una situación de chiste… si no fuera para llorar.

El ambiente ya está servido para, en unas semanas o algún mes, ante la posible avalancha de PCR positivos repartidos por toda la geografía nacional, o sea, de personas sanas a las que se les ha identificado un trozo de genoma vírico (SARS-COV-2, de otro coronavirus o de algún otro de especies parecidas) o de resto celular propio… Como digo, el ambiente está servido para un nuevo confinamiento y la instauración de la vacuna, tema al que veo necesario dedicar un texto propio.

Un último apunte, adelanto del próximo texto: esa exoneración de responsabilidad que están negociando las empresas farmacéuticas respecto a las vacunas no es negociable… Es una imposición que la industria farmacéutica ha puesto encima de la mesa para que puedan distribuirse las vacunas en España.

¿Hasta dónde y hasta cuándo vamos a tolerar este tipo de desmanes?

Si quieres suscribirte gratuitamente a las nuevas entradas del blog, puedes hacerlo clicando en la siguiente imagen (que está también en el margen derecho del blog). Te saldrá una ventana en la que podrás incluir tus datos, adonde quieras que llegue el mensaje-aviso de las nuevas entradas.

SUSCRIPCIÓN AL BLOGNo olvides que tendrás que confirmar la suscripción cuando te llegue un mensaje a la dirección de correo que has puesto; si no lo haces, la suscripción gratuita no se te activará.

Salud para ti y los tuyos.

12 comentarios en “Engaños en Toda Regla

    • Hola, Fermín.

      Está claro que no todo el mundo está de acuerdo con mi posición. Ya me gustaría. Y no lo está porque la manera de ver la realidad la realizamos desde muy diferente perspectiva.

      Yo me baso en una realidad que, desde la Ciencia (con la que no comulgo siempre), no se puede negar:

      * ¿Me puedes mostrar el estudio científico en el que se haya aislado, purificado y microfotografiado el dichoso SARS-COV-2, y cumplido los postulados de Koch? Te adelanto que los autores de los primeros artículos, a los que se refieren ya todos los demás como borregos, han confesado que no lo hicieron.

      * En el caso de que no se haya aislado ni purificado el SARS-COV-2, con lo cual no se ha identificado dicho virus como un nuevo virus, ¿qué están colocando en las pruebas PCR como “estándar de oro”? No negamos que haya un nuevo virus; sólo pedimos que nos lo demuestren, como es de rigor en el trabajo científico que tanto apoyáis. Hasta entonces, los PCR que salgan positivos no son indicativos de infección por SARS-COV-2.
      Ya con esta ausencia de prueba, se os desmonta todo el chiringuito que habéis montado y estáis intentando sujetar.

      * En el propio prospecto de algún PCRs se avisa, lo mismo que defendió el inventor del aparatito, de que esta prueba no sirve para diagnosticar; sólo sirve para amplificar un trocito ínfimo de código genético al que se le va a comparar con ese “estándar de oro” (hasta el momento, inexistente en este caso).

      * En el tema de la transmisión del virus (¿cuál de ellos, preguntaría yo antes?), en condiciones humanas normales y en lugares abiertos, no se ha demostrado dicha transmisión por vía de aerosoles, os pongáis como os pongáis. Sabiendo que para dicha transmisión efectiva, debe haber dos condiciones: un alto contenido viral y tiempo suficiente como para ser efectiva esa transmisión. Ninguna de las dos condiciones se cumple en espacios abiertos, por ejemplo en paseos por la playa, en encuentros fugaces con otras personas, etc.

      * En relación a esta cuestión, la OMS ha recomendado la mascarilla en situaciones de cuidados a enfermos, personal que atiende centros con personas en riesgo, y en lugares cerrados. No obliga a usarla en lugares abiertos, donde se puedan guardar condiciones de seguridad como la distancia. Y, en eso estoy de acuerdo, integra las mascarillas con el resto de medidas como la distancia de seguridad y el lavado de manos. De ahí a obligar al uso de mascarilla en cualquier sitio, se pueda guardar o no la distancia de seguridad… va un trecho, ¿no?

      * En un próximo artículo voy a mostrar el efecto de respirar aire a través de la mascarilla. A lo mejor también pones en duda sobre lo que miden las maquinitas que detectan los componentes de gases aéreos…

      * En el caso actual, en España y en otros países, si nos atenemos a casos graves y muertes, el estado de la curva (mortalidad, MOMO…), a partir de mediados de mayo está por debajo de los niveles preocupantes de pandemia. Si os atenéis al diagnóstico de COVID-19 al número de casos que están saliendo como hongos de PCR positivas, claro, la segunda oleada estará servida en bandeja, cuando es totalmente falso. ¿De verdad no ves la falsedad? ¿No ves la diferencia entre PCR+ y enfermo?

      * Decís que el dióxido de cloro es superpeligroso y lo asemejáis la lejía (un error químico insostenible, y con bastante mala baba, el equiparar esos dos productos). Yo no sé si cura o no cura, no lo puedo asegurar, pero parece ser que en los sitios en los que se está estudiando y experimentando, algo que vosotros os negáis a hacer, se están viendo resultados interesantes. ¿Qué hay de malo en investigar sobre procedimientos o remedios baratísimos en los que se ve alguna relación con mejoras de casos y negativización de esas PCRs famosas que defiendes? ¿Dónde está el espíritu universitario? Si quieres te respondo fácilmente: oculto bajo la sombra de la industria, que es la que paga. Y así vamos muy mal. Mientras no haya investigación libre, no habrá garantía de resultados correctos.

      * Con el estudio de Barbastro se vio una correlación entre mortalidad por COVID-19 y la vacuna de la gripe, que no demuestra una relación causa-efecto por el pequeño número de casos, pero da pistas sobre un tema interesante de estudiar. Estamos en lo mismo. No interesa desprestigiar más aún a una vacuna totalmente inefectiva, como la vacuna de la gripe (no disminuye las hospitalizaciones de casos graves ni la mortalidad por gripe). Este estudio pone encima de la mesa el tema del Polisorbato 80, un adyuvante de la vacuna. En un posterior texto, me voy a referir a nuevos descubrimientos en relación a reacciones cruzadas entre los polisorbatos y unas nanosustancias que se están utilizando cada vez más en los medicamentos y que han generado reacciones de anafilaxia importantes. ¿Te parece que puede haber algún paralelismo entre estos dos fenómenos: una reacción anafiláctica y una tormenta de citoquinas?

      * A estas alturas de la película, el grado de veracidad que pueda sacar de las declaraciones de instancias como la OMS, FDA, CDC, Gates y compañía… es infinitesimal. Han realizado declaraciones y han generado políticas sanitarias que asustan al más pintado. Parece ser que para ti tienen la mayor de las credibilidades. Para mí, no. No me fío de ellos. En muchas ocasiones, podemos basarnos en algunas de esas declaraciones al recabar estudios contrastados… pero intenta recordar permanentemente al Dr. Ioannidis diciendo y demostrando que la mayor parte de los estudios científicos se basan en datos falsos, bien por las prisas o urgencia (como sucede ahora), por intereses comerciales (casi siempre)… Y lo lleva diciendo durante un montón de años, siendo uno de los epidemiólogos más referenciados en la literatura médica.

      En fin, me cuesta demasiado tiempo contestar a mensajes como los que me escribes. Un tiempo que no dispongo para malgastarlo si no sirve para abrirte los ojos de una vez. No espero conseguirlo, no es mi propósito. Sólo quería dejar constancia aquí que, por más que me escribas comentarios poniendo en duda lo que escribo, refiriéndote a estudios supercientíficos de los tuyos, la situación real de que, hablando de la actual falsa pandemia, a día de hoy, el susodicho virus no ha sido ni aislado ni purificado ni microfotografiado él solito, y que no ha pasado por el filtro de los postulados de Koch.

      Punto final.

      Salud para ti y los tuyos.

      • Koch’s postulates are the following:

        The microorganism must be found in abundance in all organisms suffering from the disease, but should not be found in healthy organisms.
        The microorganism must be isolated from a diseased organism and grown in pure culture.
        The cultured microorganism should cause disease when introduced into a healthy organism.
        The microorganism must be reisolated from the inoculated, diseased experimental host and identified as being identical to the original specific causative agent.
        However, Koch later abandoned the universalist requirement of the first postulate altogether when he discovered asymptomatic carriers of cholera[4] and, later, of typhoid fever. Asymptomatic or subclinical infection carriers are now known to be a common feature of many infectious diseases, especially viral diseases such as polio, herpes simplex, HIV/AIDS, and hepatitis C. As a specific example, all doctors and virologists agree that poliovirus causes paralysis in just a few infected subjects, and the success of the polio vaccine in preventing disease supports the conviction that the poliovirus is the causative agent.

        The second postulate may also be suspended for certain microorganisms or entities that cannot (at the present time) be grown in pure culture.[5] Viruses also require host cells to grow and reproduce and therefore cannot be grown in pure cultures.

        The third postulate specifies “should” not “must” because, as Koch himself proved in regard to both tuberculosis and cholera,[6] not all organisms exposed to an infectious agent will acquire the infection. Noninfection may be due to such factors as general health and proper immune functioning; acquired immunity from previous exposure or vaccination; or genetic immunity, as with the resistance to malaria conferred by possessing at least one sickle cell allele.

        There are a few other exceptions to Koch’s postulates. A single pathogen can cause several disease conditions. Additionally, a single disease condition can be caused by several different microorganisms. Some pathogens cannot be cultured in the lab, and some pathogens only cause disease in humans.[7]

        In summary, an infectious agent that satisfies Koch’s postulates can be concluded to cause disease, but the postulates’ shortcomings mean they are not strictly necessary for this conclusion.

        • Hola, Fermín.

          Me ha extrañado que hayas enviado esa parrafada sobre los postulados de Koch en inglés… No entiendo por qué lo has hecho así, pero bueno… Tendrás tus razones.

          Si vamos al centro del tema, me alegra saber que los postulados de Koch, esas grandes normas que se toman como leyes de la medicina, tienen sus excepciones… Eso quiere decir, que no son leyes generales y que se aplican… según conveniencia. Cuando conviene que no haya necesidad de cumplirlos en el caso de algún germen concreto… pues parece que no es necesario cumplirlos, ¿no?

          Salud para ti y los tuyos.

  1. Gracias por el artículo. La verdad es que nos abres los ojos, yo al menos no me siento capaz de discernir en semejante tinglado médico-científico.

  2. más vale que tenemos voces como la tuya, con autoridad para leer, entender y explicar toda esa jerga a las que la mayoría de las personas no llegamos, y más vale que además sois valientes!
    ojalá seamos capaces de aunar fuerzas y no perdernos por los rincones

    muchas gracias

  3. Zorionak Silvano. Cada día espero letras, palabras, frases, párrafos, ideas, opiniones… tuyas. Para compartirlas con conocidos. Cuando has de agradecer a un medio que continúe publicando tus escritos significa, claramente, que algo no va bien. Incuso yo me auto-censuro a la hora de compartir tus escritos y otros como los de la AMASAP (“a este mejor no se lo envío…”). Tus artículos hacen más llevadero este confinamiento ideológico que nos han impuesto en el cual es casi imposible pensar y actuar diferente (no llevar mascarilla, por ejemplo) porque te tachan de irresponsable, conspirador, o cosas peores. Menorkatik, eskerrik asko!

    • Hola, Alain.

      Agradezco tus palabras, y te comprendo porque todavía hay pocas personas que se cuestionan la verdad instaurada por las autoridades y los medios de comunicación. Cada vez somos más pero aún falta mucho para crear esa energía rebozada de sentido común que se interponga a lo que nos quieren hacer tragar.

      Ánimo y fuerza.

      Salud para ti y los tuyos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.