Manipulación de la Población

Comparte esta entrada

MANIPULACIÓN DE LA POBLACIÓN-1

(¿Dispones de 6 minutos para leer este texto?)

Se ha escrito ya mucho sobre la importancia del miedo, no sólo en la salud de nuestro sistema inmunológico sino también con herramienta de manipulación de las masas.

En este texto voy a repasar otro que ha escrito recientemente el Dr. Joseph Mercola, un conocido disidente norteamericano que ha tenido que optar por la autocensura (borra sus entradas en 48 horas) para no ser víctima de las amenazas con las que está teniendo que navegar en estos últimos tiempos.

Como viene siendo habitual, voy a colgar a continuación el vídeo correspondiente a este texto, para las personas que prefieren escuchar a leer.

MANIPULACIÓN DE LA POBLACIÓN-5En sus textos, el Dr. Mercola siempre hace referencia a publicaciones y testimonios de profesionales con conocimiento de causa. No sólo emite sus propias opiniones. En el escrito que voy a comentar, también hace referencias a declaraciones y escritos de otros profesionales para darle sustento a su texto.

SIMON RUDAUno de ellos es Simon Ruda, que es un científico del comportamiento cuya organización (Behavioral Insights Team) ha asesorado al gobierno británico durante la pandemia Covid. Este profesional, recientemente, ha confirmado que el gobierno británico ha estado usando técnicas de propaganda para asustar al público con la finalidad de que cumpliera con las “normas Covid”.

Y este profesional hace las siguientes declaraciones al respecto en un artículo publicado en Unherd el 13 de enero de 2022,: 

Al ser testigo de cómo el Reino Unido y otros gobiernos han respondido a la pandemia, ahora puedo apreciar las vulnerabilidades de los regímenes democráticos bien intencionados y el potencial de que la ciencia del comportamiento se use de manera inapropiada.

Invocar diferentes emociones para convencer a las personas de quedarse en casa durante la pandemia no es apropiado. Podría tener consecuencias negativas que se pasan por alto.

El error más atroz y de mayor alcance cometido al responder a la pandemia ha sido el nivel de miedo transmitido voluntariamente al público.

En estas declaraciones, Simón Ruda, exime (o intenta eximir) a los científicos del comportamiento de la responsabilidad última de propagar el miedo en la población.

La propagación del miedo sospecho que tenía más que ver con las comunicaciones del gobierno y los incentivos de las emisoras de noticias.

En el mismo artículo de hace sólo unos días, este autor, afirma:

Ese miedo parece haber impulsado posteriormente las decisiones políticas en un  ciclo de retroalimentación preocupante.

Dar todo el valor a los datos corre el riesgo de quitarle prioridad a la reflexión, la razón y el debate, y oscurecer las limitaciones de esos datos como representación de la realidad. Cuanto más medimos algo, como las infecciones por covid, más prominente se vuelve y más importa.

Como hemos aprendido en los últimos dos años, centrarse en “la ciencia” no es suficiente, por lo que necesitamos equipos multidisciplinarios, una sólida cultura de humildad intelectual y diversidad cognitiva diseñada para abordar los problemas, especialmente en tiempos de incertidumbre.

FRANK FUREDILo que no cuenta Simon Ruda en este artículo, aunque también ha sido subrayado en un artículo  escrito el 14 de este mes por Frank Furedi, profesor emérito de Sociología, es que en marzo de 2020, el Comité Asesor Científico sobre el Comportamiento de la Influenza Pandémica (SPI-B) escribió lo siguiente para el Grupo Asesor Científico para Emergencias (SAGE) del gobierno del Reino Unido:

La gente está demasiado relajada con respecto a la pandemia.

Un número considerable de personas todavía no se siente lo suficientemente amenazado personalmente. Muchos se sienten tranquilos por la baja tasa de mortalidad en su grupo demográfico.

En este escrito se instó al gobierno a aumentar el nivel percibido de amenaza personal… entre aquéllos que eran complacientes, utilizando mensajes emocionales contundentes.

Frank Furedi se alegra de que vaya habiendo científicos que se están dando cuenta de todo esto. Y, como ejemplo, cita a un asistente habitual al SAGE que escribió el 2 de abril de 2021:

El pueblo británico ha sido sometido a un experimento psicológico no evaluado sin que se le haya dicho que eso es lo que estaba sucediendo.

En su texto del 14 de enero, Frank Furedi afirma sin remilgos:

El uso de la ciencia del comportamiento por parte del gobierno viola nuestra libertad de juzgar y actuar por nosotros mismos.

El principal problema de estas influencias es que la ciencia del comportamiento es fundamentalmente antidemocrática. Se basa en que no se puede confiar en que las personas tomen decisiones racionales y, por lo tanto, deben estar sujetas a la gestión de burócratas. Esto ha dado lugar a una nueva forma de gobierno tecnocrático.

En los últimos años, la manipulación psicológica subliminal ha reemplazado casi universalmente al debate y la discusión. No hay democracia sin debate abierto.

Frank Furedi sigue diciendo:

En 2010, el entonces viceprimer ministro de Gran Bretaña, Nick Clegg, afirmó que la unidad organizada por Simon Ruda (Nudge Unit) “podría cambiar la forma de pensar de los ciudadanos”. 

Habló como un gobernante totalitario. ¿Desde cuándo estaba dentro del mandato de un gobierno democrático tratar de manipular y cambiar el pensamiento de sus ciudadanos?

Esta serie de manipulaciones del gobierno amenazan la condición previa misma para una vida pública democrática floreciente: la existencia de individuos totalmente autónomos.

Debemos respetar el sentido común de los ciudadanos y permitirles tomar decisiones de acuerdo con sus circunstancias… Nuestras mentes deben ser un área prohibida para estos autoproclamados sumos sacerdotes del alma.

El Dr. Mercola comenta:

Las personas que se han negado a aceptar la propaganda han sido etiquetados de “teóricos de la conspiración”, “anticientíficos” y “antivacunas”. Ahora, estas mismas personas están siendo etiquetadas como “terroristas” y están siendo seguidas por las agencias de seguridad nacional.

Parece que el programa de vacunación equivale a “seguridad nacional”, y compartir información que duda sobre estas vacunas equivale a un acto de terrorismo doméstico.

Mientras tanto, la agenda de Davos sigue hacia adelante mostrando el modelo chino de control dictatorial de la conducta de la población bajo la tecnología en la vigilancia, la ingeniería social y la coerción como modelo a seguir.

¿Sabéis quién ha sido el invitado de honor a la última reunión del Foro de Davos, todavía calentita? Pues ni más ni menos que el Presidente de China, Xi Jinping, quien hizo la primera presentación de la reunión, por segundo año consecutivo realizada por vía virtual.

¿Y qué le dijo el señor Klaus Schwab, Presidente del Foro Económico Mundial, organizador del Foro? Pues lo siguiente:

Tenemos que comenzar una nueva era global y contamos con usted. Muchas gracias, señor presidente, por esta declaración de principios y por recordarnos que somos parte de una comunidad global que comparte el mismo futuro común”.

¿Alguien necesita leerlo, verlo, escucharlo más claro todavía? Esta banda de eugenistas nos está dirigiendo a ese mundo feliz, tecnocrático de Huxley del que no me quiero acordar.

LA TV Y LA INTELIGENCIAY, para terminar, un consejo que siempre doy: prescinde de la televisión para construir tu propia idea de las cosas.

Si quieres suscribirte gratuitamente a las nuevas entradas del blog, puedes hacerlo clicando en la siguiente imagen (que está también en el margen derecho del blog). Te saldrá una ventana en la que podrás incluir tus datos, adonde quieras que llegue el mensaje-aviso de las nuevas entradas.

SUSCRIPCIÓN AL BLOGNo olvides que tendrás que confirmar la suscripción cuando te llegue un mensaje a la dirección de correo que has puesto; si no lo haces, la suscripción gratuita no se te activará.

Salud para ti y los tuyos


Comparte esta entrada

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.