No te Ajunto

NO TE AJUNTO

(¿Dispones de 7 minutos para leer este texto?)

A la hora de ver lo que está ocurriendo con el tema de las vacunas, a veces dan tentaciones de volver al mundo infantil. Y, aunque en mi caso, hubo de todo (como me imagino os ha ocurrido a todas las personas que estáis leyendo esta entrada), siempre puede servir de refugio. A partir de ahí, ese “no te ajunto”.

Voy a transcribir un texto que me acaban de publicar en navarradigital.es. Y, como ya vengo haciéndolo últimamente, para las personas que os venga mejor escuchar que leer, os dejo aquí abajo el vídeo que he editado con el mismo contenido.

Me ha salido titular este escrito con esa expresión que recuerdo desde mi infancia, cuando veraneaba con mis abuelos en un pueblo de Navarra. Cuando un niño se enfadaba con otro, le soltaba eso de “no te ajunto”.

Ahora, me ha venido el motivo del título tras leer la reacción de la Presidenta de la Comisión Europea, la señora Von Der Leyen, con el tema del intercambio de cromos, digo de vacunas, entre países. Se ha dado cuenta esta señora de que Europa distribuye vacunas a diversos países pero no recibe de la ínclita Britania post-Brexit. Pues “no te ajunto”. Y a ver qué se nos puede ocurrir para chincharte y hacerte recapacitar de que te conviene aflojar “AstraZénecas” por los “Pfizers” que te hemos dado.

Pero, bueno. ¿No se había detenido la vacunación masiva de la vacuna de AstraZeneca/Oxford? Sí, ha habido una serie de casos de trombosis graves, algunos de ellos con resultados de muerte, de varias personas en diversos países europeos, entre ellos España, entre mujeres sanas y menores de 55 años.

A pesar de que la Agencia Reguladora de Medicamentos Europea (EMA) recomendó continuar con la vacunación, algunos países decidieron autónomamente hacer un parón en la campaña de vacunación masiva con la vacuna de AstraZeneca/Oxford. La razón esgrimida fue por precaución ante esas noticias sobre personas afectadas gravemente tras la inoculación de la vacuna, y para dar tiempo a revisar los casos.

Cuando suceden este tipo de situaciones, ya se sabe de antemano (al menos es mi percepción), a no ser de que haya habido una hecatombe brutal, cuál va a ser la respuesta de las autoridades sanitarias: “no es para tanto, chicos. Sigamos desde donde estábamos.”

Y así ha sido. Aunque en Alemania haya habido 7 casos entre 1’6 millones de vacunas, y aunque los casos naturales esperados hubieran sido sólo 1. Si eso lo comparamos con los “enormes beneficios en vidas” (nótese la ironía) que se consiguen al vacunar a la población, las vidas de esas personas parece que no tienen importancia alguna. Aunque se tratara de personas saludables, en la madurez de su vida y que, si hubieran sido afectadas por la Covid, generalmente habrían salido adelante sin mayor problema con menor riesgo de morir que con una gripe.

Poco ha importado la rápida investigación que han realizado en Noruega y que ha mostrado en los casos que allá han tenido, la existencia de anticuerpos antiplaquetarios específicos, algo que les suena a otras situaciones iatrogénicas (provocadas como efecto adverso) desencadenadas por diversos fármacos. Además, el único factor común entre las diversas personas gravemente enfermas ha sido ser inoculadas por la vacuna de AstraZeneca/Oxford. Pero esto no parece ser suficiente.

Tanto la EMA como la OMS, y diversos científicos por aquí y por allá, salieron al paso del parón generado por 20 países europeos, presionando y aconsejando seguir con la vacunación mientras se estudiaran los casos.

Los funcionarios de seguridad de las vacunas dicen que la decisión de suspender la vacunación con la vacuna de AstraZeneca/Oxford  no la tomaron a la ligera. Los síntomas observados en al menos 13 pacientes, todos entre 20 y 50 años y previamente sanos, en al menos cinco países han sido más frecuentes de lo que cabría esperar por casualidad.

No importa. Se sigue oyendo el mismo mantra desde las autoridades reguladoras (en este caso la europea EMA): la agencia está “firmemente convencida” de que los beneficios de la vacuna superan cualquier riesgo. El guion sigue adelante.

Poco importa que lo que se está viendo sea sólo la punta de un iceberg más o menos oculto de reacciones inmunes a través del sistema del complemento (parte de nuestro sistema inmune), que pueden llevar a múltiples patologías autoinmunes en diversos tejidos corporales, también con la generación de trombos.

Me acabo de enterar hoy mismo de que la EMA, cuando estaban deliberando sobre el permiso de urgencia para la distribución de la vacuna de Pfizer-BioNTech (ARN-mensajero) en Europa, fue víctima de un ciberataque. A resultas del mismo, fueron captados multitud de correos electrónicos internos y difundidos a algunos medios, entre ellos la prestigiosa revista British Medical Journal.

En este material se evidencia que había habido una disminución en la dosis de ARN-m estable en las vacunas, con el consiguiente peligro de falta de efectividad.

Diversos científicos han mostrado su preocupación al respecto, afirmando lo siguiente:

  • “La molécula de ARN-m completa e intacta es esencial para su potencia como vacuna”.
  • “Incluso una reacción de degradación menor, en cualquier lugar a lo largo de una cadena de ARN-m, puede ralentizar o detener gravemente el rendimiento de traducción adecuado de esa cadena y, por lo tanto, dar como resultado la expresión incompleta del antígeno diana“.

¿Qué quiere decir esto? Que si el ARN-m de la vacuna no se inyecta en la cantidad y calidad (estabilidad) necesarias, la orden de fabricar esa proteína vírica (la proteína “spike” o proteína de pico) no será adecuada y no se fabricará tal y como se planeó.

Según estos científicos, aún no se ha desarrollado una guía reguladora específica para las vacunas basadas en ARN-m, y los esfuerzos de BMJ por aclarar los estándares actuales no han tenido éxito.

Dada la importancia de este tema, la revista BMJ preguntó tanto a los fabricantes de vacunas ARN-m (Pfizer-BioNTech, Moderna y Curevac) como a varias autoridades reguladoras sobre la cantidad idónea de ARN-m que debían tener esas vacunas para que fueran efectivas… y no recibió ninguna respuesta adecuada.

  • La Agencia Reguladora de Medicamentos y Productos Sanitarios (MHRA), el regulador de medicamentos del Reino Unido, reconoció la falta de un porcentaje específico de integridad del ARN, pero se negó a proporcionar más detalles. “Los criterios de aceptación del límite de especificación son comercialmente confidenciales”. (A eso se le llama una política de transparencia en un asunto de urgencia de salud pública. Sí señor).
  • En el caso de la Administración de Drogas y Alimentos de los EE.UU. (FDA), ante las preguntas de BMJ, le instó a que leyera sus documentos respecto a la vacuna de Pfizer… pero ninguno de ellos especifica el porcentaje de ARN que requiere la agencia. Cuando BMJ volvió a insistir, la FDA le derivó a la propia empresa Pfizer. (Impresionante el trabajo de control de la agencia reguladora norteamericana).
  • Pfizer también se negó a comentar sobre el porcentaje de integridad del ARN-m, ni a abordar preguntas sobre la causa del inesperadamente bajo porcentaje de integridad del ARN-m en ciertos lotes, dejando abierta la pregunta de si podría volver a suceder. (¿Cuántos millones de $/€ ha recibido Pfizer de los erarios públicos como para ocultar información importante sobre la eficacia y seguridad de sus vacunas?).
  • Posteriormente, la FDA, la EMA y el Departamento de Salud de Canadá declararon que la información específica relacionada con los criterios de aceptabilidad es confidencial. (Seguimos con total transparencia).
  • Desde la dirección de asuntos corporativos de Moderna (otra vacuna ARN-m) se negaron a responder a ninguna de las preguntas de The BMJ“En este punto, Moderna no ofrecerá comentarios adicionales sobre estos temas”. (¿Nos van sonando este tipo de respuestas?).
  • Probando si con un recién llegado al reparto del pastel podría haber más suerte, BMJ preguntó a CureVac, cuya vacuna de ARN-m se presentó para la “revisión continua” de la EMA el pasado mes de febrero. La respuesta de la farmacéutica: “es demasiado pronto para dar detalles”. (Si el asunto no fuera tan grave es como para troncharse de risa).

¿En manos de quiénes está nuestra salud pública? ¿Bajo la sombra de qué intereses? Viendo este percal en el que estamos, me sigo acordando de mi infancia y me sale un “No te ajunto”.

Ya vale de callarnos. Ha llegado la hora de hablar, de exigir aclaraciones por todas y cada una de esas ruedas de molino que pretenden, de forma continuada, hacernos tragar.

Si quieres suscribirte gratuitamente a las nuevas entradas del blog, puedes hacerlo clicando en la siguiente imagen (que está también en el margen derecho del blog). Te saldrá una ventana en la que podrás incluir tus datos, adonde quieras que llegue el mensaje-aviso de las nuevas entradas.

SUSCRIPCIÓN AL BLOGNo olvides que tendrás que confirmar la suscripción cuando te llegue un mensaje a la dirección de correo que has puesto; si no lo haces, la suscripción gratuita no se te activará.

Salud para ti y los tuyos

2 comentarios en “No te Ajunto

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.