Un Resumen (Amplio) para el Retorno

RESUMEN

Imagen de Pexels en Pixabay

(¿Dispones de 8 minutos para leer este texto?)

Ayer me avisaron de que el medio navarradigital.es vuelve a estar activo y con más vigor. Para mi primera colaboración he escrito un resumen de la situación actual respecto al tema Covid-19.

Ahí va:

Me alegra que navarradigital.es vuelva a la actividad. Y como de mi última colaboración con este medio digital hace ya casi dos meses, y en este tiempo han ocurrido muchas cosas, voy a hacer un poco de repaso sobre cómo está la situación Covid-19 actualmente (claro, desde mi óptica personal). Perdonad pero me voy a extender un poco más de lo habitual.

Se siguen generando “olas”, pero yo me sigo preguntando ¿de qué y en base a qué?

¿De qué? Pues en este momento los llaman “contagios”, tengan síntomas o no, estén malitos o no. Y pregunto inocentemente: ¿contagiados de qué? ¡¡Pues de qué va a ser!!, ¡¡o es que no vives en este mundo!!

Siguen alimentando una “bicha” que no es tal. Siguen empleando como prueba fidedigna la “bendita” PCR (en su variante Rt-qPCR). Para entendernos, la seguiré llamando PCR.

¿Siguen sin enterarse de que están empleando una prueba nula para identificar cualquier cosa por encima de un umbral de 35 amplificaciones (Ct=35)? ¿Sabemos como profesionales a qué nivel de amplificación están graduadas las actuales PCRs? ¿Por qué no se da esa información abiertamente?

Me parece razonable que las autoridades (no duchas en la materia) carezcan de esta información, pero me niego a creer que mis colegas (y los expertos de cabecera de las autoridades) sean tan negligentes, profesionalmente hablando, para no ver esta falsedad y hacerla patente.

Y voy a mostrar nuevamente, a ver si sirve para algo, la gráfica donde se puede comprobar fehacientemente lo que digo respecto a que por encima de 34 ciclos de amplificación, no hay manera de encontrar el bicho y que dé un cultivo positivo.

RELACIÓN ENTRE UMBRAL DE AMPLIFICACIÓN 'Ct' Y CULTIVO DE VIRUS

Por si no se entiende bien, a partir de un umbral de amplificación de 30 (Ct=30), como señalo con la flecha, la PCR da un 50% de falsos+. Pero es que con el umbral de 35, los falsos+ llegan al 100%.

Ahora viene la pregunta del millón: ¿sabéis a qué umbral de amplificación se están haciendo las actuales PCRs en el mundo mundial? Para poneros en antecedentes, el insigne doctor Christian Drosten (actualmente en “La Charité” berlinesa) fue el diseñador de las actuales PCRs para el SARS-CoV-2, como lo fue para los anteriores SARS, MERS.

En estas PCRs asigna unos umbrales de amplificación (Ct) de 45. La OMS tomó el mismo umbral Ct como recomendación para realizar mundialmente la prueba. Ct=45. Lo repito por si alguien todavía no se ha enterado.

CHRISTIAN DORSEN - Ct=45

Por estas latitudes, se estima que los umbrales de amplificación de las PCRs que se están empleando están por encima de 35, 37, 40 y, a veces, más. Éste es el primer tema a normalizar: llegar a un estándar para todo el mundo en el uso correcto de las PCRs.

Y aquí no me voy a meter con problemas de especificidad de la prueba, ya cuestionadas ampliamente en una revisión por pares del trabajo inicial de Christian Drosten.

Con lo expuesto anteriormente, ¿qué carajo de contagios son los que están sacando a relucir en las gráficas nuestras autoridades sanitarias? ¿Por qué no se dan los datos separados de PCRs+ con su umbral Ct, los casos asintomáticos (o sea, sanos), los casos con síntomas leves (¿catarros invernales?), y los casos graves de neumonías (¿ya sólo hay neumonías por Covid-19? ¿este año no hay gripes estando a mitades de enero?)?

En EE.UU., que no es mi país ideal pero que en transparencia nos ganan por goleada, ya están contabilizando en el mismo saco los casos de Covid-19, gripes y neumonías… En nuestro querido país, no tengo el gusto de saberlo pero, en la práctica, estimo que todo puede caer también en el mismo saco.

Y aun así, estamos viendo unas cifras de mortalidad que no tienen nada que ver con el dramatismo de lo vivido en la primavera pasada. Os dejo ahí la gráfica del sistema MOMO de Navarra, que muestra la relación entre muertes esperadas (media de varios años atrás) y muertes observadas. Como podéis ver, no estamos en nieves de mortandad general preocupantes, ni mucho menos.

GRÁFICA MOMO NAVARRAEn Navarra estamos teniendo una ocupación hospitalaria (7’35%) y de camas UCI (12’9%) que tampoco es preocupante en absoluto. Lo podemos comprobar en la gráfica siguiente actualizada.

OCUPACIÓN HOSPITALARIA-UCIS (19 ENERO 2021)

¿Que la media de ocupación de camas nacional es mayor? Sí, se puede ver en la tabla, pero me gustaría ver una tabla semejante (que antes de la Covid no se hacían así) a estas alturas de enero de otros años. Ya no nos acordamos de las noticias fotografiando pacientes en los pasillos, ¿verdad? Pues era noticia de telediarios cada año. Parece que no interesa recordar.

Ahora mismo (semana 3 del año) deberíamos estar en momentos cruciales de la gripe de otros años, como podéis comprobar en la siguiente gráfica. Y aún restan algunas semanas para su total finalización, generalmente, cada año, hacia las semanas 12-13 (segunda quincena de marzo).

GRIPE EN ESPAÑA 2014-2018

Pero me voy a centrar en el tema Covid-19. Vamos con las cifras de “contagios” y la capacidad de transmisión entre personas. Hay que descontar que las cifras como tales también están falseadas (exageradamente altas) por lo que he expuesto anteriormente sobre las PCRs.

En primer lugar, voy a mostraros una gráfica en la que he hecho un montaje burdo (sin el programa adecuado) para incluir en la misma tanto la incidencia de “casos nuevos” (ficticios, como he comentado antes) como la mortalidad diaria ¿por-con? Covid-19 en toda España.

CASOS-MORTALIDAD ESPAÑA (ENERO 2021)

He puesto en la misma escala en azul los “casos diarios” (repito, basados en PCRs inexactas para realizar esa determinación) y en rojo (por debajo de la línea 0) las muertes diarias ¿por-con? Covid-19. Así podemos comparar las cifras en dimensiones semejantes. En estos momentos, ¿dónde está la pandemia en España? ¿En el número de “contagios” ficticios?

En lo sucedido por primavera, sólo se hacían PCRs a las personas en estado grave, y la mortalidad llegó en su pico máximo a 900 fallecimientos por día. Esperemos no volver a ese escenario dantesco.

A partir del verano, se hicieron PCRs “a troche y moche”, pues nuestras autoridades levantaron la veda, ya con juguetes nuevos y prestos a usarlos, a la caza del “caso”, sin importar si la persona tuviera síntomas o no. Y, claro, con los mismos umbrales de amplificación, esas PCRs pueden dar + casi a cualquier cosa. Aun así, el porcentaje de personas asintomáticas era enorme. Pero daba igual: cuarentenas forzosas. Error tras error.

Se ha comprobado con claridad que las medidas exageradas de control de la población (confinamiento, toques de queda, mascarillas en lugares abiertos, etc.) no han servido para mejorar estadísticamente las cifras de expansión del bicho si se compara con las naciones en las que no ha habido tan exagerada exigencia.

Y no lo digo yo; lo dice un panel de grandes especialistas de la Universidad de Stanford, uno de los “hit-parade” de la Ciencia anglosajona y mundial. Lo han defendido así desde tiempo atrás y ahora vuelven a reafirmarlo en un estudio que ha salido a la luz este mismo enero 2021.

¿Y cómo es la transmisión de un germen infeccioso de forma epidémica? Pues sigue un modelo que se denomina SIR, y que tiene la forma que vimos durante la primavera pasada.

GRÁFICA SIR

Éste es el modelo de una epidemia: en los inicios, un crecimiento exponencial… que llega a una cota máxima en que se forma una meseta bastante estrecha… y un descenso también rápido, en el que ya no hay población susceptible a infectarse. De aquí, la importancia de lo que se llama la constante de transmisión, “R0” (también llamado “Rt”), que nos indica la capacidad de transmitir un germen de una persona a otras.

Todavía no hay un acuerdo en la R0 del SARS-CoV-2. Al SARS se le asignó una R0 de 2 a 5, y a esta nueva variante entre 1’5 y 3’5. El sarampión, por ejemplo, tiene una R0 entre 12 y 18 (una potencia de transmisión muy grande). Insisto que también aquí es importante saber cómo se diagnostica un cuadro de Covid-19. En los últimos estudios (intermedios) de las vacunas para conseguir el permiso de “uso por emergencia”, se estimaba un caso de Covid-19 por una PCR+ (volvemos a lo engañoso de este dato) y al menos un síntoma, que podía ser tos, dolor de garganta, fiebre… Vamos, que hoy día cualquier cosa puede ser diagnosticada por Covid-19.

A lo que iba, en la gráfica de R0 correspondiente a Navarra, podemos ver la situación inicial en primavera que cayó desde niveles de R0 altos, y luego se mantiene en una tendencia con picos puntiagudos colocándose tanto por encima como por debajo del nivel 1. Este nivel es el que muestra que una persona podría transmitir la infección a otra, sólo a una, y la siguiente a otra, y así sucesivamente.

Como vemos en la siguiente gráfica, no está mostrando una curva de transmisión epidémica.

R0 (19 ENERO 2021)

Perdonad la “chapa”, pero creo necesario ver el escenario lo más ampliamente posible.

(Continuará).

Si quieres suscribirte gratuitamente a las nuevas entradas del blog, puedes hacerlo clicando en la siguiente imagen (que está también en el margen derecho del blog). Te saldrá una ventana en la que podrás incluir tus datos, adonde quieras que llegue el mensaje-aviso de las nuevas entradas.

SUSCRIPCIÓN AL BLOGNo olvides que tendrás que confirmar la suscripción cuando te llegue un mensaje a la dirección de correo que has puesto; si no lo haces, la suscripción gratuita no se te activará.

Salud para ti y los tuyos

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.