Secuelas de la pandemia

Comparte esta entrada

SECUELAS DE LA PANDEMIA

(¿Dispones de 4 minutos para leer este texto?)

La situación creada duró tanto tiempo, demasiado, como para todavía estar viviendo sus consecuencias.

Como ya es habitual en este blog, y como deferencia a las personas que prefieren escuchar a leer, voy a colgar a continuación el vídeo del texto

. Podemos ver un ejemplo en las nuevas «epidemias» de patología cardiovascular que se están viviendo, siendo la mayor causa de sobremortalidad actual.

El profesor John Campbell toma datos de la Fundación Británica del Corazón y cifra desde febrero de 2020 en más de 100.000 las muertes en exceso relacionadas con afecciones cardiovasculares.

Por si eso ya no fuera suficiente para hacernos reflexionar o, mejor dicho, hacerles reflexionar a quienes les compete tomar decisiones de salud pública, más de 39.000 personas menores de 75 años fallecieron prematuramente en el Reino Unido por cardiopatías e ictus en 2023, cifras no vistas desde hacía muchos años.

Los CDC norteamericanos también afirman que la tasa de mortalidad de 2022 es la más alta desde 2011. De hecho, la esperanza de vida del norteamericano medio ha descendido casi 3 años desde la pandemia.

Las empresas aseguradoras están temblando al comprobar cómo se incrementan las peticiones económicas por parte de asegurados en edad de trabajar que o bien mueren o bien quedan incapacitados para trabajar. Una auténtica «epidemia».

Esta situación de exceso de mortalidad y enfermedad cardiovascular en los últimos años no es achacable a los diversos factores relacionados clásicamente con estas patologías: tabaquismo, hipertensión arterial, diabetes y obesidad. Entonces, ¿qué factor o factores faltan en la ecuación?, ¿qué no se está queriendo ver?

Teóricamente, los gobiernos deberían velar por la salud de la población. ¿Por qué no se están encargando estudios en profundidad para que todo esto se aclare y se pueda evitar semejante nivel de enfermedad y mortandad?

En otro aspecto del mismo tema, la OMS ha emitido un informe sobre la salud mental infantil y ha enfatizado el aumento significativo de problemas de salud mental en niños tras la pandemia, llegando a unas cifras de más del 14% de niños entre 10 y 19 años padeciendo un trastorno mental diagnosticado. ¡Ojo! Hablan sólo de niños diagnosticados. ¿Cuántos habrá que sufren y no han sido diagnosticados?

SUSCRIPCIÓN AL BLOG

En el informe se mencionan una serie de causas para dar explicación a esta realidad:

  • La presión académica.
  • El aumento de uso de la tecnología y las redes sociales.
  • Dinámicas familiares negativas.
  • Factores genéticos.
  • Fácil acceso al alcohol y las drogas.

El informe acaba con una frase muy interesante. Los «expertos» afirman que «la mejor forma de comprender un problema es conocerlo». Y por ello dirige a los padres a que se informen sobre trastornos como la depresión, sus síntomas y consecuencias. De este modo, continúan los «expertos», los padres podrán apoyar a sus hijos de la manera más efectiva.

Según mi manera de entender lo que estoy leyendo, la mejor manera que tienen los padres de entender a sus hijos es empaparse sobre descripciones de cuadros depresivos y sus consecuencias… para poderlos identificar en sus hijos… para que sean diagnosticados rápidamente… y ser tratados convenientemente… con los fármacos que hay y habrá en el mercado… y así poder «atocinar» al personal y hacerlos dependientes de ellos.

En el informe al que estoy refiriéndome hecho en falta que estos «expertos» de pacotilla ni tan siquiera se hayan planteado si ha habido algún otro factor, así grandote, evidente, que haya contribuido a la aparición de tal desorden mental en los críos. Sobre todo cuando ellos mismos han escrito sobre el aumento significativo de estos problemas mentales, atención, ¡tras la pandemia!

¿Qué sucedió durante la pandemia que pudiera afectar a la salud mental de los niños? ¿De verdad que a ninguno de esos «expertos» que han escrito el informe de marras se le ocurre ningún factor durante la pandemia que haya condicionado el estado de salud mental en los niños?

¿Quiénes soportaron la enorme carga de miedo, presión y culpa, por si ellos pudieran contagiar y matar a sus seres más queridos? Una aberración sin base científica alguna que se les espetó a bocajarro a los críos.

¿A quiénes se les obligó a enmascararse sin piedad en las escuelas en todo momento, mientras debían soportar las inclemencias del frío metido en sus cuerpos, interfiriendo y limitando su desarrollo neuropsicológico, introduciendo de nuevo el miedo en sus cuerpos, dificultando la construcción de su identidad con referentes adultos también enmascarados, sin intercambio visual, sin contacto ni afecto?

Soy consciente de que este artículo no va a ser leído por ninguna de esas personas calificadas como «expertos» en lo que sea, que no en humanidad, pero ahí lo dejo. Es mi modesta contribución a la clarificación de los hechos.

**********

Si deseas conectar con mi consulta, sólo tienes que comunicarte con el tfno 633.215.355 (también por WhatsApp) o a través del formulario de contacto de este blog.

Si quieres suscribirte gratuitamente a las nuevas entradas del blog, puedes hacerlo clicando en la siguiente imagen (que está también en el margen derecho del blog). Te saldrá una ventana en la que podrás incluir tus datos, adonde quieras que llegue el mensaje-aviso de las nuevas entradas.

SUSCRIPCIÓN AL BLOGNo olvides que tendrás que confirmar la suscripción cuando te llegue un mensaje a la dirección de correo que has puesto; si no lo haces, la suscripción gratuita no se te activará.

También me puedes seguir en mi Canal de Telegramhttps://t.me/silvanobg_elartedevivir

Salud para ti y los tuyos


Comparte esta entrada

2 comentarios en “Secuelas de la pandemia

  1. Ahora mismo, al leer los comentarios referente a los procedimientos que se deberían seguir en las personas afectadas por las vacunas, todos ellos desaparecieron de golpe como por arte de magia. Eran comentarios muy fuertes de personas afectadas directamente, donde no queda constancia en los historiales médicos, o ellos incluso se niegan a comprobaciones o autopsias. Solo quiero que lo sepan.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.